14 de abril de 2019

Convivencia en clase, haz de tu hijo el mejor compañero

Convivencia en clase, haz de tu hijo el mejor compañero
ISTOCK

Junto al hogar familiar, el colegio es el segundo entorno en donde un niño pasa más tiempo. Horas y horas en donde no solo se sienta en el pupitre para atender lecciones y superar exámenes, también convive junto a otros alumnos. Juegos en el recreo, trabajos extraescolares conjuntos y en muchos otros momentos se producirá esta relación entre los más pequeños.

Y, al igual que en toda relación, pueden surgir fricciones. Son muchos los puntos de vista que se encuentran en el colegio. Por este motivo, a los padres les toca enseñar a sus pequeños lo que significa ser un buen compañero. Empatía, respeto y conciencia de grupo, estos son algunos de los valores que toca enseñar a los más pequeños para conseguir una excelente convivencia.

La importancia del diálogo

Tal y como indican desde la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la cultura, OEI, para que el aprendizaje deber ser posible el intercambio entre todos los actores del colegio, en especial entre los alumnos y docentes que comparten distintas actividades en la escuela y que forman una red de vínculos interpersonales que dan como resultado una convivencia.

Esta convivencia debe construirse de forma cotidiana y mantenerse y renovarse cada día atendiendo a una serie de valores. Si el entorno escolar aprovecha esta la comunicación, y el respeto mutuo, el diálogo, y la participación, el alumno se beneficia de este clima adecuado para posibilitar el aprendizaje.

Para conseguir esta convivencia el diálogo es la mejor herramienta para lograr este fin. A los padres les toca enseñar a sus hijos a mantener estas conversaciones de las que pueden surgir las mejores relaciones interpersonales. Estos son los elementos que deben estar presentes:

- Receptividad, apertura hacia el alumno, estar dispuesto a conocerlo y comprenderlo respetando su intimidad, su privacidad.

- Reciprocidad no basta con estar expectante, sino también en responder con actitudes, con palabras, con gestos,

- Compromiso que es la responsabilidad que se asume en relación con el otro, en este caso con el alumno.

El proceso de convivencia

La convivencia es todo un proceso que surge de las relaciones interpersonales entre padres y alumnos. Una secuencia de distintos actos como los siguientes:

- Interacción e interrelación.

- Diálogo y escucha

- Participación en distintas actividades conjuntas como juego y trabajos escolares.

- Compromiso.

- Compartir propuestas de mejora del entorno.

- Discusión de la que nazca el intercambio de ideas y opiniones.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Educar en habilidades sociales: clave para tener éxito

- Qué hacer cuando los amigos de tus hijos se portan mal en casa

- Cómo manejar el mal comportamiento infantil

- Las amigas para las adolescentes: su fuerza e importan