3 de noviembre de 2019

Consejos pediátricos para detectar el estancamiento escolar

Consejos pediátricos para detectar el estancamiento escolar
Los pediatras pueden ser unos grandes aliados a la hora de detectar porisibles problemas de salud que deriven en estancamiento escolar.ISTOCK

No se puede arreglar un problema si este no se ha detectado. Estar alerta para detectar los primeros síntomas es clave a la hora de poner remedio a situaciones como el estancamiento escolar. De esta forma, si se observa algún tipo de trastorno del aprendizaje u otra enfermedad, o alteración de la vista, se puede empezar a trabajar con el fin de que no vaya a más.

La misión es evitar que los alumnos no arrastren este tipo de problemas, o cualquier otro que pueda lastrar su aprendizaje, a lo largo de los cursos hasta que se hagan completamente evidentes. Por este motivo, desde la Academia Americana de Pediatría se brindan varios consejos, basadas en recomendaciones de especialistas en medicina infantil, para poder trabajar en la detección temprana de este tipo de situaciones.

El papel del pediatra en la educación

Habitualmente se piensa en el pediatra como el especialista en cuidar de la salud de los más pequeños. En pocas ocasiones se cae en la cuenta de que puede ser un gran aliado en la vida académica de los niños, aunque sea de forma indirecta. Estos especialistas serán los encargados de detectar los problemas que terminen derivando en un estancamiento escolar de los más pequeños.

Tal y como indican los especialistas de esta organización, este tipo de problemas que causen el estancamiento escolar pueden abarcar desde disfunciones cognitivas, problemas emocionales, trastornos del espectro autista, déficit de atención o enfermedades físicas.

"Cada niño es un individuo complejo y las fallas en el progreso académico son por lo general un síntoma de problemas complejos que deben ser abordados con cuidadosa reflexión", explica la neuropsicóloga infantil, Celiana Rey-Casserly, coautora del informe Niños en edad escolar que no están progresando en lo académico: consideraciones para los pediatras.

El pediatra, un aliado de las familias

Las recomendaciones de los especialistas es trabajar codo con codo con las familias para poder detectar estas situaciones en sus prolegómenos. De esta forma se conseguirá aumentar el potencial académico de los niños, asegurando un tratamiento temprano y una revisión continua desde el momento del diagnóstico de este problema.

Entre las medidas propuestas está la de realizar un test rutinario de los más pequeños en el que se intente averiguar la presencia o no de los problemas mencionados con anterioridad. Los pediatras también deben realizar una labor de asesoramiento de las familias con el fin de asegurar un entorno de desarrollo seguro para los más pequeños de la casa.

"Elaborar un plan de acción para controlar los síntomas del niño puede ayudarle a desempeñarse mejor en la escuela", indica Laura McGuinn, coautora del informe y ex-miembro del Comité de Aspectos Psicosociales del Niño y Salud de la Familia de la AAP. "Otras veces referidos para una evaluación psicológica y educativa para detectar problemas tales como trastornos del desarrollo neurológico y trastornos del lenguaje, discapacidades intelectuales y del aprendizaje, o problemas de salud emocional pueden ayudar con el diagnóstico y elaborar estrategias que ayuden al niño".

Damián Montero

Te puede interesar:

Cómo mejorar el rendimiento escolar de los niños

- Culpan a la repetición de curso del abandono escolar temprano

Diferencia entre retraso y fracaso escolar

Baja el abandono escolar prematuro en España, pero sigue siendo alto

Contador