16 de diciembre de 2018

Padre primerizo, las preguntas más frecuentes y sus respuestas

- Consejos para evitar la sobreprotección infantil

- La baja autoestima infantil y el refuerzo positivo

- No, tu hijo no es tu "mini-yo"

Padre primerizo, las preguntas más frecuentes y sus respuestas
ISTOCK

Nadie nace sabiendo. Hay muchas situaciones en la vida en las que se desearía un libro de instrucciones para saber cómo proceder y evitar la incertidumbre. El ejemplo más claro es la venida de un niño al mundo. Hacerse cargo de una personita que no es capaz de hablar y tan delicada puede abrumar a muchas personas. De hecho, mucho se habla de las dudas de la embarazada sobre cómo llevar bien la gestación y cómo, tiempo después, hacerse cargo del bebé.

Pero a los padres también les afecta. Los padres primerizos también afrontan dudas sobre su futuro. Así lo indican desde la Fundación Nemours, que explican que los hombres también afrontan miedos y preocupaciones, nervios y preguntas se aglutinan en la mente de los progenitores.

La capacidad de cuidar al bebé

Una de las preguntas que se hacen muchos padres es, "¿seré capaz de cuidar del bebé?" La respuesta es que nadie domina algo que nunca ha realizado. La buena noticia es que si bien el desconocimiento es evidente, existen muchas clases preparatorias en donde se enseñan practicas tan importantes como cambiar pañales, sostener al bebe, acostarlo, mecerlo, etc.

Además, en estas clases también se conocerá a otros padres con los que compartir estos sentimientos y darse apoyo mutuo para poder encontrar ánimos con los que seguir adelante. Por otro lado, acudir a estas clases junto a la futura madre afianzará el vínculo con la pareja y poder crear un buen entorno en donde se desarrollen los bebés desde el cariño y el apego.

La calidad de la paternidad

"¿Seré un buen padre?" Esta es otra de las preguntas que se sueñen hacer muchos hombres. De nuevo, la buena noticia es que a todo se puede aprender. Tan solo hay que fijarse en pequeños detalles para entender a los más pequeños. Aunque no hablen, algunos síntomas indican a los padres las necesidades de los niños y poco a poco se establecerá esta comunicación.

Además, invertir tiempo junto a los hijos, afianzará el vínculo paterno filial que, a la larga, se traducirá en una confianza que, llegada la hora, hará que los más pequeños puedan acudir a los adultos para compartir sus dudas. Por otro lado, no hay que temer pedir ayuda, solicitar a familiares, conocidos y otras personas, consejos sobre cómo proceder ante determinadas situaciones.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Consejos para evitar la sobreprotección infantil

- La baja autoestima infantil y el refuerzo positivo

- No, tu hijo no es tu "mini-yo"

Padres comprometidos: el nuevo rol de papá

Hacer Familia recomienda: