3 de octubre de 2016

El papel del padre durante la lactancia materna

El papel del padre durante la lactancia materna
ISTOCK

Aunque son las madres las que dan el pecho a los bebés, los padres también tienen un importante papel durante la lactancia. Ella no es la única que puede crear un vínculo especial con el recién nacido durante este proceso y los padres también deben poner su granito de arena para hacer este proceso más llevadero.

La Asociación Española de Pediatría , AEP, recomienda incluso que los padres ya trabajen desde mucho antes que nazca el niño para hacer más llevadero el embarazo. Una labor constante de apoyo a la mujer durante este proceso pondrá las bases para una importante conexión entre los tres miembros incluso mucho antes de que el bebé llegue al mundo.

Labor de apoyo

La AEP afirma que muchos padres se sienten apartados ya que no son ellos quienes dan el pecho a sus hijos. Si bien es cierto que ellos no pueden construir el vínculo con el bebé de esta forma, hay muchas otras cosas que pueden hacer para establecer esta conexión. Este organismo expresa que la función principal de los varones en este periodo ha de ser de apoyo y atención a las madres.

Es lo que la AEP define como como triángulo de la lactancia, cuyos lados están formados por una madre, un bebé y un padre- soporte. Lograr establecer este vínculo a tres bandas hará que las probabilidades de éxito de la lactancia aumenten considerablemente. Son muchos los roles que puede desempeñar el padre para ayudar en este proceso: acunar, consolar, dar calor, abrazar, hablar, bañar, pasear, jugar, cambiar el pañal, etc.

Piel con piel

Desde AEP también se recomienda el contacto piel con piel de los padres con los más pequeños, especialmente en aquellos casos en los que el niño sea prematuro o que la madre sufra alguna enfermedad que le impida esta cercanía con el niño.

Ayudar a la madre

La ayuda a la madre debe empezar desde mucho antes del parto. Una embarazo no es un proceso sencillo y requiere de muchas energía por parte de la mujer Por este motivo al padre le toca apoyar y asegurar que ella se sienta lo más cómoda posible dentro de casa. Evitar que realice grandes esfuerzos y asegurarse de que descansa lo suficiente son algunas de las cosas más básicas que debe realizar el hombre.

Esta labor también debe continuar una vez que el alumbramiento se haya producido. El desgaste de la madre en este proceso es muy grande y le toca recuperarse en casa. Por este motivo los padres deben estar ahí para garantizar que la mujer descansa. Unaa buena forma es conseguir que las visitas no terminen por convertirse una molestia que afecten a la intimidad y descanso de la mujer.

Damián Montero

Te puede interesar:

Crianza con apego: las 8 claves de la crianza natural

- Los beneficios del ‘piel con piel’

- La lactancia materna vale la pena

- 10 beneficios de los portabebés ergonómicos

- Ventajas e inconvenientes del colecho