1 de agosto de 2016

La lactancia a demanda como respuesta a las altas temperaturas

La lactancia a demanda como respuesta a las altas temperaturas
Completa" itemprop="articleBody">
La lactancia a demenda, buena solución para el calor
Foto: ISTOCK Ampliar foto

En este momento del verano donde se pueden alcanzar temperaturas extremas, por lo que es muy importante cuidar la hidratación del bebé. La lactancia materna a demanda es la mejor herramienta que podemos disponer, según explica la Dra. Leticia Ruiz, especialista en neonatología del Hospital Nuestra Señora del Rosario de Madrid, durante la Semana Mundial de la Lactancia.

En verano y especialmente en los días de mucho calor, el bebé suda más y necesita reponer el agua que ha perdido su organismo. En este sentido la lactancia puede es una buena solución y ofrecer el pecho siempre que él niño quiera.  Incluso es recomendable aumentar la frecuencia de las tomas, con un tiempo máximo entre cada toma de 2,5-3h, es una medida preventiva que las madres han de conocer para evitar la deshidratación en los pequeños. "Cabe recordar, sobre todo los primeros días, que el mejor estímulo para la subida y aumento de volumen de leche es la succión", señala la doctora.

La leche materna prácticamente en su 90% está compuesta por agua, por lo que sacia perfectamente su sed. Además la lactancia también aporta al niño las sales y nutrientes necesarios para evitar la deshidratación, comenta la Dra. Ruiz.

Beneficios de la lactancia materna

La lactancia materna tiene numerosos beneficios. El primero de ellos es que contribuye al desarrollo sostenible tal y como indica el lema de la campaña de 2016 promovida por la Alianza Mundial pro Lactancia Materna junto con la OMS y UNICEF, ya que permite conservar recursos naturales y al tiempo que se ahorran recursos sanitarios. Esto último se relaciona con que los bebés alimentados con leche materna enferman menos, y cuando lo hacen, tienen una pronta recuperación.

Pero no solo el bebé es el que se beneficia de la lactancia, también tiene provecho la madre, quien puede recuperarse antes del embarazo y parto gracias al proceso de amamantar. También disminuye el riesgo de padecer cáncer de mama y ovario, al mismo tiempo que ayuda a conseguir un gran bienestar emocional.

En el caso del bebé, además del ya mencionado, la lactancia tiene múltiples beneficios que abarcan desde necesidades nutricionales hasta emocionales:

-  Cubre las necesidades nutricionales y de hidratación del bebe.
-  Le protege frente a infecciones y alergias.
-  Es más digerible que otros alimentos.
-  Previene al bebé de posibles problemas dentales.
-  Predispone al niño a buenos hábitos alimentarios en el futuro.
-  Previene contra obesidad, hipertensión, diabetes, arteriosclerosis, y otras muchas enfermedades.
-  Afianza el vínculo afectivo entre madre e hijo.

Síntomas de deshidratación en un bebé

Aunque llevando a cabo una lactancia a demanda el bebé está protegido, también es importante conocer los síntomas de deshidratación por si fuera necesario acudir al médico. Se han de tener en cuenta los siguientes aspectos tal y como señala la Dra. Ruiz:

-  Moja menos pañales al día, pueden pasar hasta 8h sin mojarlo.
-  El color de la orina es más oscuro (anaranjado)
-  El niño más adormilado e incluso cuesta despertarle para las tomas.
-  Realiza las succiones sin fuerza e incluso se queda dormido durante ellas.
-  Llora sin lágrimas.
-  Su mucosa oral está seca o pastosa.

Marina Berrio

Asesoramiento: Dra. Leticia Ruiz, especialista en neonatología del Hospital Nuestra Señora del Rosario de Madrid

Te puede interesar:

- Lactancia materna: consejos para el verano

Hacer Familia recomienda:

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.