11 de marzo de 2016

5 consejos para evitar que el bebé muerda el pecho en la lactancia

5 consejos para evitar que el bebé muerda el pecho en la lactancia
THINKSTOCK
correo

La maternidad implica un sinfín de momentos especiales junto a los hijos. Sin duda, uno de los momentos más especiales durante este periodo es la lactancia, un acto en el que las mamás experimentan una conexión especial con su bebé. Pero, qué ocurre cuando surgen dificultades como qué hacer en caso de que el bebé muerda el pecho mientras se le amamanta.

Es posible conseguir reducir esta acción de los bebés con determinadas acciones que harán que los pequeños no hagan daño a las mamás mientras les dan el pecho.

¿Por qué muerden le pecho los bebés?

Es importante que si nuestro bebé empieza a morder el pecho de la madre durante la lactancia se ponga remedio ya que este acto puede ocasionar problemas en la madre que pueden abarcar desde un gran dolor en esta zona hasta el sangrado. También es importante desterrar mitos respecto a la mordida del bebé durante la lactancia tales como: "el pequeño muerde porque no quiere más el pecho", "cuando le salen los dientes ya no debe tomar pecho" o "el bebé muerde porque no quiere leche sino comida".

Hay que saber que el hecho de que el bebé muerda es algo totalmente normal, es algo natural durante el desarrollo de las habilidades motoras de los bebés, que posteriormente le serán necesarias para alimentarse con sólidos. Es decir, que el bebé muerda solo quiere decir que está aprendiendo a alimentarse de otra forma, no que ya no quiera el pecho.

Una vez comprendido que no hay por qué dejar de dar el pecho, hay que saber que tras la primera mordida vendrá la segunda y así sucesivamente. Para evitar que la cosa vaya a más y que el dolor se intensifique a medida que el desarrollo dental de los bebés siga adelante. Es por ello que hay que recurrir a determinadas técnicas para que este desista o por lo menos reduzca los mordiscos en el pecho de la madre.

Cinco consejos para evitar el mordisco del bebé en la lactancia

Una vez que el bebé ha dado la primera mordida en el pecho de la madre es importante poner remedio y evitar que el problema vaya a más ya que a medida que el bebé desarrolle su dentadura se incrementará el dolor y la posibilidad de que la mamá sangre tras el mordisco. Para ello se puede recurrir a una serie de consejos con el fin de remediar esta actitud en los pequeños:

1.  No tomárselo en broma. Uno de los errores que se cometen en este caso es reír tras el primer mordisco durante la lactancia ya sea porque la mamá vea tierna esta acción o porque alguien cercano a la mamá vea gracioso el susto de la madre tras el bocado. Como ya se ha dicho este asunto es algo serio y que puede provocar heridas en el pecho de la madre, hay que darle la seriedad que merece.

2.  Decir un no claro y contundente. En línea con el anterior consejo es importante hacer entender al bebé que ha obrado mal. Para ello hay que decirle de forma contundente "no". Hay que tener en cuenta que si se es demasiado serio, el niño puede sentirse asustado por lo que si tras decirles "no" lloran hay que calmarlos aunque no darle el pecho inmediatamente.

3.  Lenguaje no verbal. Emplear cara de dolor o de seriedad tras la mordida será más útil a la hora de transmitir a los pequeños el resultado de su bocado. El lenguaje facial será más fácil de comprender para los pequeños que aún no dominan el uso de la comunicación verbal.

4.  Consecuencia. Cuando se produce el bocado se les ha de retirar el pecho para que el pequeño relacione que su mordida ha provocado la retirada de la leche. Seguramente el bebé llore cuando le sea negado el pecho, por ello es importante cuando se realice esta acción tenerlo en brazos para poder consolarlo. Pero no hay que volver a amamantarle inmediatamente ya que es importante que comprenda el resultado de su bocado.

5.  Mordedor. Una opción para calmar las ganas de morder del bebé es ofrecerle un sustitutivo. Cuando se sienta la presión de la dentadura del pequeño la mamá puede interrumpir la succión y ofrecerle un mordedor para que su hijo pueda morder. Cuando finalice con este objeto se puede continuar con la lactancia.

Damián Montero

Te puede interesar:

- La lactancia materna vale la pena

- La lactancia aumenta la inteligencia del bebé

- 3 claves de la lactancia materna

- Lactancia materna y vuelta al trabajo

- Mitos de la lactancia materna