1 de marzo de 2012

Cólico del lactante

  • Cólico del lactante
HACER FAMILIA

Es famoso el cólico del lactante, que hasta los tres meses de vida suelen padecer los recién nacidos. Su llanto incontrolable, sus ruidosos gases y el vientre ligeramente hinchado son síntomas inconfundibles de que al pequeño le pasa algo. Pero no debemos preocuparnos. Estas situaciones no son ni mucho menos alarmantes, sobre todo si el bebé tiene un peso normal y se desarrolla correctamente en todos los demás aspectos.

La inmadurez del aparato digestivo es uno de los factores que se apuntan a la hora de explicar los motivos que provocn el cólico del lactante, que suele desaparecer al cumplir los tres o cuatro meses. Otra explicación puede deberse a la forma de comer del niño: cuando tragan mucho aire al mamar durante la lactancia materna o tomar el biberón, la consecuencia es una digestión difícil -que le impide dormir-, con gases y dolor de tripa.

Suave balanceo para aliviar el llanto del bebé

Es estos casos, es mejor calmar al bebé meciéndole y acunándole. Los movimientos rítmicos le relajarán. Después, conviene poner en práctica un "plan de choque" para acabar con estos molestos cólicos. En primer lugar, procura darle de comer tranquila y relajada. Asimismo, flexibiliza los horarios de comida de tu bebé dándole de comer poquito a poco y más a menudo.

El chupete, un buen aliado contra los cólicos

En cuanto al chupete, a partir de ahora será un buen aliado, sobre todo a la hora de provocar en el bebé la sensación de que está satisfecho, sin necesidad de que absorba demasiados alimentos. Si pasados unos días se siguen produciendo los cólicos, podemos intentar darle unos suaves masajes en su tripita cada vez que se ponga a llorar. Esto, junto al típico baño relajante, suelen ser remedios infalibles que le ayudarán a dormirse.

Si aún continúa molesto, podemos intentar acostarlo con una bolsa de agua caliente en el vientre y bien abrigado. Seguro que de este modo el bebé superará sin ningún problema esas molestias que tanto le incomodan.

Trucos contra los gases del bebé

Para intentar reducir al máximo los gases en el estómago del bebé es importante que eructe bien en medio y al final de cada toma. Para ello, le tomaremos sobre nuestro pecho y, con su cabecita bien sujeta con nuestra mano, nos balancearemos suavemente hacia delante y hacia atrás.

Si pasados unos minutos se resiste, le colocaremos boca abajo sobre nuestras rodillas mientras realizamos suaves masajes en su tripita. Si aún no eructa, alternaremos con paciencia ambos métodos hasta conseguirlo.

Consejos para aliviar los cólicos del lactante

- Sobre todo al principio, no debemos dudar en acunar al bebé tantas veces como lo necesite.

- De nuestra tranquilidad y relajación dependerá también que el bebé coma feliz y contento.

- Un buen remedio casero son las tisanas de tila, de manzanilla o las bolitas de anís estrellado diluidas en agua.

Marina Berrio