24 de julio de 2014

La alimentación del bebé en verano

La alimentación del bebé en verano
THINKSTOCK

Las altas temperaturas del verano afectan también a los hábitos de alimentación, sobre todo, cuando se trata de niños y bebés. El riesgo de deshidratación y la falta de apetito son los motivos de preocupación más frecuentes de los padres relacionados con la alimentación del bebé en verano, debido a que estos pequeñines no saben indicar que tienen sed.

Consejos para alimentar a tu bebé en verano

Con el calor, ¿es normal que el bebé tenga menos apetito?
Las altas temperaturas influyen en una pérdida de apetito. En general, apetece más beber que comer y a los bebés y a los niños pequeños también les pasa lo mismo. Si tenemos un bebé lactante, y el calor le reduce el apetito, regula el horario de sus tomas, siempre a la misma hora, y elige un lugar fresco para alimentar a tu bebé. En caso de haber salido de vacaciones con el bebé, es posible que el cambio le inquiete y le impida alimentarse con tranquilidad. Si notas que lleva un tiempo sin apetito, lo prudente es consultar al pediatra.

Para los bebés y los niños que ya han pasado a la alimentación complementaria, alíate con los batidos y zumos nutritivos, que puedes ofrecérselos frescos de la nevera, nunca fríos. Un zumo de naranja antes de las comidas o cenas abre el apetito, siempre que no esté azucarado.

Para evitar la deshidratación, ¿tengo que dar más agua a mi bebé?
El riesgo de deshidratación es alto en verano porque los bebés son muy sensibles a los cambios de temperatura y no pueden expresar que tienen sed. Para mantener a tu bebé perfectamente hidratado ofrécele agua entre tomas para que beba lo que desee. Si está siendo amantado al pecho, asegúrate de beber lo suficiente y así no necesitará un aporte de agua extra, pero piensa que nunca viene mal. Los bebés más mayores y los niños precisan estar bien hidratados, por lo que conviene salir siempre de casa con su biberón de agua o con una botella para calmar su sed.

¿Los bebés deben tomar siempre agua mineral?
El agua mineral de mineralización baja es la mejor para el bebé. Seguir comprando agua mineral durante el verano es recomendable sobre todo si cambiamos de lugar de residencia cuando vamos de vacaciones. Tanto si usabas agua mineral como si hervías el agua para tu bebé, si sales de vacaciones, una buena manera de evitar trastornos estomacales como diarreas o estreñimiento es usar agua mineral.

¿Afecta el calor a leche materna? 
Si la madre se mantiene bien hidratada bebiendo unos dos litros de agua al día, su leche materna permanecerá inalterable a pesar de las altas temperaturas. La leche materna cambia cuando la madre transpira más y no repone los llquidos perdidos. En este caso, puede ocurrir que la leche materna se concentre ligeramente y tenga menos concentración de agua.

¿Es recomendable dar al bebé el biberón frío?
A pesar del calor, la recomendación es ofrecer siempre al bebé el biberón a temperatura ambiente o algo fresco, pero nunca frío, porque puede afectar a su buena digestión.

Los bebés de más de 10 meses, ¿pueden tomar helados?
De acuerdo con las pautas de introducción de alimentos en los bebés, a partir de los 10 meses pueden tomar helados, siempre que el bebé no sea alérgico o intolerante a alguno de sus componentes como la leche o el huevo. No obstante, consulta antes con el pediatra.

Marisol Nuevo

Te puede interesar:

- La introducción de alimentos en el bebé

- La alimentación complementaria del bebé

- Alimentación infantil, las dudas más frecuentes