Un mal descanso altera el desarrollo del habla en bebés

Un mal descanso altera el desarrollo del habla en bebés
29 de julio de 2018 ISTOCK

Dormir al final del día ayuda a recargar las pilas tras toda una jornada de actividades. La falta de descanso tiene importantes consecuencias en todas las personas, incluso los bebés pueden ver comprometido el desarrollo del habla. Una advertencia realizada por investigadores de la Universidad de Alberta en Canadá.

Un trabajo en donde se han analizado la cantidad de horas que duermen los bebés que participaron en el mismo y sus posibles efectos en el desarrollo de los mismos. Una relación que se ha demostrado como negativa en aquellos pequeños con un descanso inferior a las 12 horas diarias.

La importancia del sueño

De entre los 822 niños que participaron en este estudio, se detectaron 4 "itinerarios" de sueño en los bebés:

- Los bebés que dormían poco (17.9%)

- Los bebés dormían 12 horas por día (21.1%)

- Los bebés que dormían 12.6 h por día a un año, durmientes intermedios (36.9%)

- Los bebés que durmieron 13.9, durmientes largos (24.1%)

- Los bebés que durmieron 14.7 h.

Aquellos bebés que durmieron poco (menos de 12 horas al día) tuvieron un menor desarrollo cognitivo y puntajes en el lenguaje a los dos años de edad en comparación con los pequeños con sueño intermedio. Otro de os datos recogidos en este estudio fue que el descanso nocturno fue más importante para los participantes que el realizado durante el día.

Consejos para el sueño del bebé

Tal y como se indica desde la Fundación Nemours los bebés recién nacidos pueden dormir hasta 18 horas por día y se despiertan cada algunas horas para comer. Se recomienda despertar a los pequeños cada 3 o 4 horas para comer hasta que muestre un buen aumento de peso, lo cual suele ocurrir en las primeras semanas.

Desde este organismo se recomienda establecer una rutina con el bebé antes de la hora de ir a dormir. Bañarse, leer y cantar ayudarán a que el pequeño pueda relajarse y descansar bien. Aun cuando el recién nacido pueda ser demasiado pequeño como para comprender las señales, establecer una rutina para ir a dormir puede ayudarlo más adelante. Y poner al bebé en la cuna por la noche le enseña al pequeño que ese es el lugar para dormir.

Si el bebé está molesto, se le puede acunar, abrazar y cantarles hasta que se tranquilicen. Durante los primeros meses de vida, definitivamente no estará "malcriando" al niño. (De hecho, a los recién nacidos a los que se los alza durante el día suelen darles menos cólicos y molestias).

Damián Montero

Te puede interesar:

El sueño del bebé

Los bebés no deben dormir con luz

Tabla de sueño infantil

Problemas de insomnio en los niños