14 de julio de 2019

Cuándo es necesario incorporar un suplemento a la lactancia, la visión de la AEP

Cuándo es necesario incorporar un suplemento a la lactancia, la visión de la AEP
Los pediatras arrojan luz sobre la conveniencia del uso de suplementos en la lactancia.ISTOCK - ARCHIVO

El primer alimento de todo niño es la leche materna. De hecho la recomendación de los pediatras es la de mantener la ingesta de esta durante los primeros meses de vida de los recién nacidos, asegurándoles los nutrientes esenciales y ayudando en la prevención de distintos riesgos para su salud como infecciones. Sin embargo, en ocasiones la toma del pecho no es suficiente y es necesaria la inclusión de un suplemento.

¿En qué situaciones se hace necesaria la inclusión de este suplemento? Desde la Asociación Española de Pediatría se recogen varios de estos contextos en donde la madre debe recurrir a dosis que haya almacenado de su propia leche materna o usar complementos artificiales comprados en farmacia. Medidas que como fin tienen satisfacer las necesidades alimenticias de los pequeños.

Situaciones en las que usar suplementos

Tal y como indican desde AEP, las siguientes situaciones son las que justifican la inclusión de un suplemento a la leche en la dieta de los pequeños:

- Cuando el recién nacido no tiene fuerza, ha nacido antes de tiempo (menor de 32 semanas) o tiene un bajo peso (menor 1500 gramos), por lo que no es capaz de obtener todo el alimento por sí mismo.

- Cuando la pérdida de peso durante los primeros días es mayor de un 10 % del peso al nacimiento y no se ha conseguido una lactancia eficaz a pesar de intentarlo. En estas ocasiones el recién nacido puede tener una alimentación pobre con tendencia al sueño o bien estar muy irritable, más amarillo y con disminución de la evacuación de orina y heces con meconio.

Si el médico confirma la pérdida de peso o la deshidratación, está indicada la suplementación. Mientras tanto es importante que la madre siga amamantando al niño y si aumenta su producción facilitarle la extracción dado que una vez resuelta la deshidratación se debería continuar con lactancia materna exclusiva si se confirma que ésta es suficiente para el bebé. Es importante saber que la pérdida de peso en el recién nacido es normal hasta un 7% debido a la pérdida fisiológica de líquidos y que no se debe a que la leche materna no sea suficiente o lo estén haciendo mal.

- Si se observa un retraso en la subida de la leche y una pérdida de peso del 8-10% podría ser necesaria la suplementación temporal hasta que se estableciera la producción de lactancia materna, momento en el que se abandonarían los suplementos y se pasaría a la lactancia materna exclusiva.

- En recién nacidos que presentan cifras de glucosa o azúcar bajas a pesar de tomas frecuentes. En estos casos, se debe administrar leche materna extraída o suplementos de fórmula si lo anterior no es posible cada 1-2 horas hasta comprobar que es suficiente para mantener niveles de azúcar adecuados para el bebé.

- En etapas posteriores, puede ser necesario ofrecer suplementos de leche artificial cuando no se consigue una adecuada ganancia de peso a pesar de ofrecer leche materna extraída, intensificar la lactancia materna y corregir posibles dificultades de la técnica.

- Pueden existir otras razones para aportar suplementos de forma temporal, como por ejemplo que la madre y el niño tengan que estar separados por enfermedad de alguno de los dos o que la madre necesite una medicación incompatible con la lactancia o que presenta alguna patología en la mama o retención de la placenta. En estas circunstancias, será muy importante continuar estimulando el pecho con varias extracciones al día para mantener la producción de leche y poder continuar la lactancia cuando la situación se haya resuelto.

Qué suplementos usar

Una vez reconocidas las ocasiones en las que el suplemento de la lactancia está justificado, toca conocer cuáles son los productos recomendados. La primera opción siempre debería ser suplementar con leche extraída de la propia madre; en segundo lugar, si es posible, leche donada de banco y, en último lugar, si no se dispone de ninguna de las anteriores y si está médicamente indicado, se utilizará leche artificial o fórmulas de inicio.

No se recomienda el uso de suero glucosado. En recién nacidos con familiares de primer grado (padres o hermanos) con atopia (alergia alimentaria, dermatitis, rinitis, asma alérgica) podría estar indicado en algunos casos el uso de fórmulas hidrolizadas parcialmente antes que una fórmula artificial estándar en caso de necesitar suplementación. Habitualmente suele ser necesario el suplemento de leche artificial por ausencia de leche materna en cuyo caso, si está médicamente indicado, debe facilitarse y enseñar a la madre a prepararlo correctamente (30 ml de agua por cada cacito de fórmula de inicio).

A la hora de decidir cuál de ellos utilizar hay que individualizar cada caso, todos tienen ventajas e inconvenientes y pueden resultar útiles en distintas circunstancias. Además del motivo por el que se decide suplementar, otros factores a tener en cuenta son los siguientes:

- La edad del niño y su capacidad para succionar de forma eficaz o no.

- El volumen a administrar: en el caso de pequeñas cantidades de calostro se recomienda usar cucharita, jeringa o vaso.

- Si el uso previsto es a corto o largo plazo.

- El costo y disponibilidad.

- Facilidad de uso y limpieza.

- Necesidad de desarrollar habilidades tanto en la madre como en el niño: en este caso el suplementador ayuda a estimular el pecho y la administración digital (sonda adosada al dedo) sería un ejercicio de rehabilitación y mejora de la succión.

No se recomienda la utilización rutinaria de suplementos ni de ningún otro líquido diferente a la lactancia materna excepto si está médicamente indicado. Estos podrían interferir en la duración y éxito de leche materna exclusiva sin producir un claro beneficio en la salud o en la ganancia ponderal del recién nacido sano, en condiciones normales. Es preferible atender a las necesidades de la madre mejorando la técnica de lactancia materna e informando sobre otras técnicas de extracción manual y conservación, antes que ofrecer directamente un suplemento.

Damián Montero

Te puede interesar:

- La lactancia materna vale la pena

- 3 claves de la lactancia materna

- Lactancia materna y vuelta al trabajo

- Mitos de la lactancia materna

Para leer más