Aprende a reconocer los signos de deshidratación en bebés

Aprende a reconocer los signos de deshidratación en bebés
4 de agosto de 2018 ISTOCK

¿Cómo poder conversar y atender a aquel que no puede comunicarse con palabras? Una de las tareas más difíciles de todo padre es saber qué ocurre a su bebé, una pequeña persona que no sabe hablar y que no puede reclamar aquello que necesita. Reconocer las señales que emite ayudará a que los progenitores puedan concederle lo que demandan.

Llegado el verano, uno de los asuntos que más importan a la hora de satisfacer a los bebés es saber reconocer cuándo precisan de hidratación, en especial en aquellos recién nacidos que estén siendo alimentados con leche materna de forma exclusiva. Desde el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona se ofrecen los siguientes consejos para saber cómo reconocer la deshidratación en recién nacidos.

Signos del bebé deshidratado

¿Cómo saber si el bebé presenta síntomas de deshidratación? El paso más sencillo es comprobar son que tiene la boca húmeda y que orina y hace deposiciones con frecuencia, en ocasiones incluso con cada toma o varias veces por ingesta de leche. En el caso de presentar sequedad y no haber muestras de micción, tiene un color amarillo (ictericia) intenso, presenta febrícula (temperatura mayor de 37°C) y está muy dormido o muy irritable (puede manifestarse de ambas formas, o incluso de forma alternante entre una y otra), puede ser indicativo de deshidratación por falta del pecho.

También se recomienda que al revisar la orina en el recién nacido, si se encuentra en el pañal una mancha de color anaranjado o rojizo esto es debido al depósito de sales de urea, que se encuentran de forma normal en la orina. No se trata de nada que deba preocupar, pero en ocasiones son manchas muy llamativas que generan alarma en sus padres y les llevan a consultar a su pediatra por pensar que se trata de sangre en la orina.

Otro de los métodos recomendados para evaluar la pérdida de líquido corporal en los recién nacidos es vigilar su peso. En general, todos los recién nacidos pierden peso durante los primeros días de vida, lo natural es que la reducción sea de hasta un 10-12% de su peso al nacimiento.

Si la pérdida de peso es mayor, o no han recuperado la talla del nacimiento a los 10 días de vida y el bebé se alimenta de forma exclusiva de lactancia materna, lo primero que hay que hacer es que un especialista para que compruebe la técnica y asesore en posibles cambios de posición de la boca del bebé durante la toma. Si pese a ello sigue el problema, puede ser recomendable añadir a la lactancia materna un suplemento de leche artificial durante los primeros días de vida.

Prevención de la deshidratación

La mejor forma de evitar problemas lo mejor es siempre la prevención. En el caso de la deshidratación en bebés estos son algunos consejos para este fin:

- Dar el pecho y mantener las tomas habituales. La leche materna es la principal fuente de hidratación en los bebés.

- Protegerlos del calor. Durante las horas de mayor influencia del calor, los bebés deben permanecer y evitar la deshidratación.

- Evitar capas excesivas que puedan hacer que el bebé tenga demasiado de calor y pueda causarle perder cantidades excesivas de agua.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Cómo vestir al bebé en verano

- Prepara a tu bebé para el verano

- Claves para proteger a los bebés de los golpes de calor

- La alimentación del bebé en verano