19 de agosto de 2016

Rupturas en adolescentes: ¿cómo ayudar a que las superen?

Rupturas en adolescentes: ¿cómo ayudar a que las superen?
ISTOCK

El amor es una de las cosas más bonitas que existen y que al experimentarlo nos genera una de las mejores sensaciones que puede experimentar una persona. En especial el primero de todos ellos es uno de los que más nos marcan ya que es la primera vez que vivimos la intensidad de los sentimientos que lleva aparejado el amor y que tan bien nos hace sentirnos.

Sin embargo en ocasiones este primer amor no termina del todo bien, generando en ambas partes una sensación de desasosiego contraria a la que se vivía cuando se estaba junto a la otra persona. Los adolescentes tampoco escapan a este horrible sentimiento del desamor, es más, puede que se sientan más perdidos ya que esta etapa de su vida significa mucho cambio y por ello añadir algo más que no saben cómo afrontar puede terminar por hacer que pierdan totalmente el rumbo.

El papel de los padres en las relaciones

Durante toda la relación los padres han de tratar de no marcar el rumbo de la pareja ni obligar a que los hijos tomen decisiones importantes salvo casos extremos. Hemos de dejar que sean ellos quienes elijan a las personas que quieran y que se adapten a sus gustos, no imponerles los nuestros ni hacerles ver que decantarse por una opción es mejor que otra.

Eso sí, esto no quiere decir que los padres no puedan atender a sus hijos en caso de que estos pidan consejos. Siempre se ha de intentar no opinar, sino recomendar formas de actuar para que en última instancia sean ellos quienes arreglen sus problemas puesto que no somos nosotros quienes viven su relación y por tanto no conocemos el funcionamiento de esta.

Consejos para ayudar a tus hijos

Si por desgracia la relación de tu hijo adolescente ha llegado a su fin, no te preocupes, este sentimiento de desasosiego y de malestar termina por desaparecer y el tiempo termina por curarlo todo. En este periodo la actitud de los padres también puede ayudar a que los adolescentes superen esta etapa y recuperarse del todo para que vuelvan a estar en las mejores condiciones para recibir a un nuevo amor:

- Escucharle. En estos casos los adolescentes tienen mucho que decir, necesitan contar al mundo lo que tienen por dentro y que tanto les duele. Todo esto hay que sacarlo de su interior y conseguir que nuestro hijo se exprese. Desahogarse en este sentido y compartir sentimientos es un primer paso imprescindible para ayudarle a superar este periodo.

- Alejarse de los malos sentimientos. Una vez que haya sacado de su interior, hay que hacerle entender que una cosa es desahogarse y otra cosa no tener otro tema de conversación que estos malos sentimientos de los que debe empezar a alejarse. Hay que hacerles entender que deben pensar en otras cosas y distraer su mente.

- Mantenerse ocupados. Para cambiar unos sentimientos por otros, lo mejor es ocupar la mente en otras cosas. Hay mil actividades que hacer: deporte, lectura, cine, salidas con amigos. Debemos asegurarnos de que nuestro hijo hace muchas otras cosas y no se quede absorto en sus malos sentimientos, llegará un día en el que ni se acuerde de aquello que tanto le dolía.

- No es el fin del mundo. En este punto a nuestros hijos les parece que no hay futuro, que todo se ha acabado junto con relación. Y todo lo contrario, si acabó es porque no era lo que convenía, y a partir de ahora se abre todo un mundo de posibilidades que mejorarán las vividas hasta ahora. 

- Alejarse de los malos recuerdos. Hay determinadas zonas que inevitablemente recordarán a la relación, precisamente porque no se pueden evitar hay que optar por otros lugares durante un tiempo para evitar que los malos sentimientos regresen a nuestro hijo.

- Recordarle quién es. Tampoco se puede evitar que tras la primera ruptura, nuestra pérdida de orientación y búsqueda de respuestas nos haga sentirnos los culpables. Hay que recordarle más que nunca a nuestro hijo quién es, que tiene numerosas virtudes y que si la relación se rompió es porque alguien más adelante espera con ansia su aparición todas su cualidades y defectos.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Primer adolescente: cómo debemos actuar los padres

- 10 consejos para vivir un buen noviazgo

- Diez consejos para fortalecer la relación en pareja

- Cómo cultivar y mantener el amor en pareja