Adolescentes introvertidos, ¿existe un problema real?

Adolescentes introvertidos, ¿existe un problema real?
16 de diciembre de 2018 ISTOCK

No todas las personas son iguales, los hay más sociables o más callados. Extrovertidos o introvertidos, cada uno es a su manera. Todo padre desea lo mejor para sus hijos y es evidente que ver cómo éstos no se abren al resto, callan y no expanden su círculo social puede preocupar a los progenitores al creer que no van a crear un grupo con el que relacionarse.

Un evento que puede preocupar, más aun, en la adolescencia. En esta etapa de la vida se producen las primeras salidas y se afianzan las amistades que durarán para el resto. Pero, ¿hay motivos para ello? ¿Existe un problema, o un adolescente introvertido es tan normal como otro extrovertido? Desde el Hospital Sant Joan de Déu indican que sí, que aquellos jóvenes más callados no deben quitar el suelo a los progenitores.

Ruptura del molde

La imagen habitual del adolescente es la de la persona sociable que comienza a pasar más tiempo con sus amigos y menos con sus padres. ¿Qué ocurre cuando se rompe este molde? La realidad es que absolutamente nada, es normal que en algunos casos no se adapten a estos cánones y no por ello exista algún problema.

Hay que fijarse en algunos detalles para comprobar si este detalle forma parte de su personalidad o, si por el contrario, está siendo excluido de su grupo de amigos. En el primer caso hay que aceptar que existen muchos tipos de conductas y que no todas ellas deben coincidir. Como dice el viejo refrán "para gustos colores", eso sí, una cosa es acepta rasgos introvertidos y otra evitar un comportamiento que derive en el ostracismo del adolescente.

Un temperamento tranquilo no es malo, sólo indica que el hijo prefiere adaptarse a entornos más reducidos. En este caso los grupos de amigos pequeños son la clave para que estos adolescentes se encuentren cómodos en sus relaciones sociales. La misión de los padres, en estas situaciones, es la de animar a los jóvenes a mantener este círculo y cuidar de estas amistades.

Mantener la amistad

Como se ha dicho antes, los padres deben animar a los hijos a cuidar de sus amistades y a saber cómo mantener su círculo. Estos son algunos consejos para ello:

- No esperar la llamada. Los hijos también deben llamar a sus amigos, proponerles planes juntos o simplemente preguntar qué tal el día.

- Brindar atenciones. Los amigos son un fuerte apoyo emocional, tanto en las buenas como en las malas los hijos deben estar atentos a los malos momentos de sus amigos para poder ayudarlos.

- Paciencia. La amistad nunca es fácil y nadie es perfecto. Habrá momentos de fricción y habrá que tener paciencia para superarlos.

- Generosidad. Antes que recibir, hay que dar. Una pequeña invitación, adaptarse a los planes del resto. Los adolescentes deben entender que ellos no serán siempre el centro.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Cómo aprender a ser sociable desde la cuna

- Educar en habilidades sociales: clave para tener éxito

- Qué hacer cuando los amigos de tus hijos se portan mal en casa

- Cómo manejar el mal comportamiento infantil

- Las amigas para las adolescentes: su fuerza e importancia