Síndrome del hijo mediano, cómo solucionarlo

Síndrome del hijo mediano, cómo solucionarlo
13 de octubre de 2018 ISTOCK

Los mayores son los responsables y los encargados del cuidado del resto, los pequeños son los protegidos y, según indican los prejuicios, los mimados. Pero, ¿qué papel se supone que cumple un hijo mediano? ¿Qué labores se le suelen relacionar? No son pocos los estudios que indican que el orden del nacimiento de los niños tiene influencia en el comportamiento de los mismos.

En el caso del mediano puede darse el caso de sentir una menor atención por parte de sus familiares. Mientras que el mayor tuvo grandes cuidados al ser el único y los más pequeños los reciben al ser los benjamines, los que quedan en medio pueden verse en una especie de tierra de nadie donde todavía no son lo suficientes independientes para dejar de necesitar este cariño que los primogénitos poseen.

El hijo mediano

¿Cuál es el resultado de verse en medio de esta situación? Pues que los medianos no se sientan integrados dentro de la familia. Mientras que los mayores tuvieron muchas atenciones y al crecer ya no las precisan, los pequeños son los que consiguen que todos sus ojos se vuelvan hacia ellos (incluidos los de los primogénitos). Esto da lugar a distintas situaciones, tal y como indica la psicóloga infantil Trinidad Aparicio Pérez:

- Intentan llamar la atención y se vuelven rebeldes como reacción a la injusticia que creen sufrir.

- Ese sentimiento de postergación puede afectar a su autoestima, volviéndolos niños inseguros y retraídos.

- Es frecuente que busquen fuera del núcleo familiar, en el grupo de amigos, esa atención que demandan, por lo que a menudo son los más independientes de la familia.

Todos estos comportamientos comportan el denominado "síndrome del hijo mediano". Una serie de comportamientos relacionados con el hecho de verse en mitad de dos "generaciones de hermanos" y no sentir que se está recibiendo todo el cuidado que se precisa. Sin embargo, lejos de ser una situación perjudicial, estos niños pueden aprovecharla para beneficio propio.

Aparicio destaca que el hecho de verse en esta situación permite que los hijos medianos tengan una mayor libertad para el desarrollo de la personalidad al no tener ningún papel predefinido como el del mayor, de quien se deduce debe ser responsable. Por otro lado, los padres al tener una mayor experiencia en el cuidado de niños, pueden volcar estos conocimientos para poder llevar a cabo una mejor estrategia de enseñanza sobre los medianos.

Qué deben hacer los padres

Como se ha dicho antes, los padres deben volcar todos sus conocimientos adquiridos previamente en el cuidado de los hijos medianos. Los progenitores deben hacer que estos niños entiendan la transición de ser el pequeño a esta nueva situación. Una buena fórmula para ello es la de conseguir que vean que ahora poseen una nueva responsabilidad, la del cuidado y enseñanza de los de menor edad.

Estas son otras actitudes aconsejadas en el cuidado de los hijos medianos:

- Reconocer el esfuerzo y felicitar al niño cuando haga las cosas bien. Esto hará que nuestro hijo se sienta valorado. Es una de las maneras más eficaces de evitar que el niño se porte mal para llamar la atención.

- Dedicar a cada hijo en particular parte de nuestro tiempo, hablar con él, interesarnos por sus aficiones, etc. El niño debe notar que le prestamos atención y que nos preocupamos por él.

- No debemos establecer comparaciones con sus hermanos ni con otros niños. Por ejemplo, si les tenemos que regañar por que han sacado malas notas, nunca debemos hacerlo comparando sus notas con las de los hermanos. Con esto, lo único que lograremos será generar resentimiento en el niño.

- A la hora de establecer premios y castigos, hemos de ser lo más equitativos posibles, siempre teniendo en cuenta la edad del niño.

Damián Montero

Te puede interesar:

-La relación entre hermanos

- Los hijos primogénitos puntúan más alto en inteligencia

La personalidad del hijo pequeño

Personalidad, cómo eres según tu mes de nacimiento