Rebajas de verano, cómo realizar compras inteligentes en familia

Rebajas de verano, cómo realizar compras inteligentes en familia
20 de julio de 2018 ISTOCK

El verano es sinónimo de vacaciones, de diversión y de desconexión. Sin embargo, los traslados, las estancias fuera de casa y otras muchas actividades suponen un dispendio para la economía familiar. El periodo estival conlleva no pocos gastos que encuentran otro extra más con la vuelta al cole: libros de texto, material escolar, ropa necesaria, etc. Cualquier ahorro, por tanto, se vuelve una buena opción.

Una buena fórmula para poder ahorrar es la de comprar en rebajas. Muchos comercios, durante este periodo estival, hacen descender sus precios y ofrecen numerosos productos a precios asequibles. Pero como dice el proverbio, no es otro todo lo que reluce, y en estos momentos hay que saber cómo comprar. Para ello, desde la Unión de Consumidores de la Comunidad Valenciana, se ofrecen los siguientes consejos.

Qué significa rebaja

La familia debe tener claro un punto muy importante antes de lanzarse a las compras. El hecho de aprovecharse de estos descuentos tiene una finalidad: evitar realizar gastos superiores a los que puede afrontar el hogar. Por ello, el primer paso debe ser tener muy claro qué se va a buscar. Ir sin un esquema de lo que se va a adquirir puede terminar por ocasionar un dispendio demasiado grande al adquirir más de lo necesario.

Por tanto, revisar el armario y pensar qué prendas deben ser renovadas y cuáles no ayudarán a definir mejor la compra. Por ejemplo, si el abrigo del año pasado se ha quedado pequeño, el objetivo de la visita al centro comercial debe ser la búsqueda de este producto y no de otro.

El siguiente paso debe ser conocer el concepto de rebaja. Este término se refiere a un descuento en un producto que mantiene sus mismas características en otras épocas del año. Por lo tanto, artículos que presenten taras y otros desperfectos no pueden ser englobados dentro de este término. Tampoco pueden ser considerados como rebajados artículos cuya política de devolución no sea la misma que en otros momentos.

El consumidor debe ser consciente de que, al adquirir un artículo, esté o no en rebajas, existe la obligación de cambiarlo o de recuperar el dinero siempre y cuando se encuentre defectuoso o deteriorado, o cuando desde el propio comercio así se publicite. Eso sí, hay que informarse de las políticas de devolución y conocer los plazos para no llegar fuera de los mismos ante una adquisición que no ha cumplido con las expectativas.

Derechos del consumidor

Otra de las características en las que debe fijarse la familia es en el etiquetado del producto. En este apartado debe aparecer tanto el precio original como el que mantiene después de la rebaja junto al porcentaje de descuento aplicado. El establecimiento también debe ofrecer otro tipo de información como el tiempo en el que se mantendrá este periodo de descuentos.

Las fechas de inicio y fin del periodo de rebajas deben estar colocadas de manera visible en el establecimiento. Este espacio también deberá señalizar y separar con claridad los productos con descuento de los de nueva temporada y evitar confusiones que puedan hacer que un comprador se lleve un artículo que no tiene descuento.

El consumidor podrá abonar el importe de sus compras de la misma manera que el establecimiento establezca el resto del año, a no ser que se informe de manera específica, en lugar visible y claramente de lo contrario ante problemas con algunas formas de pago.

Al mismo tiempo, tampoco se podrá obligar al cliente a pagar un recargo por pagar con tarjeta en el periodo de rebajas. La devolución del dinero ante una disconformidad con el producto elegido, también se realizará de la misma forma en la que se ejecutó el pago: al contado o con tarjeta de crédito.

Damián Montero

Te puede interesar:

La adicción a las compras: el significado de las compras compulsivas

- El perfil del adicto a las compras: cómo poner el freno

- Bodas de verano, elegir vestido y complementos