30 de noviembre de 2020

Durante la pandemia, los hombres solo han ido más a la compra

Durante la pandemia, los hombres solo han ido más a la compra
Las tareas domésticas y el cuidado de los hijos sigue siendo cosa de mujeres también en la pandemia - ISTOCK - ARCHIVO

Para analizar la situación que han vivido las familias durante el confinamiento y predecir las implicaciones de la crisis derivada de la pandemia sobre la desigualdad de género a medio plazo, Lídia Farré de la Universitat de Barcelona e IAE-CSI y Libertad González de la Universitat Pompeu Fabra y Barcelona GSE han realizado una investigación para tomar el pulso a la conciliación familiar.

Las autoras llevaron a cabo una encuesta a más de siete mil personas en España, centrada en el empleo y las tareas domésticas antes del confinamiento y durante este periodo. Los resultados de la encuesta muestran fuertes caídas del empleo, de magnitudes similares para hombres y mujeres.

Las mujeres, que ya antes del confinamiento eran las principales encargadas de las tareas domésticas, han continuado haciéndose cargo de ellas en un grado considerablemente más elevado, a pesar de un ligero incremento de la participación de los hombres.

Las autoras recabaron datos para 7.091 personas -familias con hijos en edad escolar-, repartidas entre todas las provincias españolas, aunque con una clara sobrerrepresentación de Cataluña, seguida por Madrid y Sevilla. Los resultados que se presentan en este artículo se refieren a la submuestra de hogares compuestos por una pareja de distinto sexo con hijos menores de 16 años (5.209 observaciones). En esta muestra hay una proporción alta de mujeres (el 75%) y de personas con titulación universitaria (el 58%).

Artículo relacionado:
Teletrabajo y conciliación familiar: la oportunidad del coronavirus

Puntos clave de la desigualdad

1. Durante el confinamiento se han producido pérdidas de empleo importantes, más pronunciadas entre trabajadores sin formación universitaria y en sectores no esenciales y que no permiten el teletrabajo.

2. La tasa de ocupación ha caído en más de 20 puntos tanto para hombres como para mujeres, y en más de 30 puntos para trabajadores sin formación universitaria.

3. Antes del confinamiento, las mujeres eran las principales encargadas de las tareas domésticas en las familias biparentales con hijos. Durante este periodo, la participación de los hombres en estas tareas ha aumentado muy ligeramente.

4. Solo se han producido cambios importantes en una tarea, la compra: los hombres se han encargado de ir a comprar en mayor medida que las mujeres.

Conclusiones del estudio sobre conciliación familiar

De los principales resultados de esta encuesta se concluye que las medidas de contención de la pandemia no han afectado por igual a todos los trabajadores, ya que sus consecuencias han sido especialmente severas para las mujeres.

En primer lugar, el sector de los servicios no esenciales, como la hostelería y el pequeño comercio, ha sufrido las mayores pérdidas de empleo. Las mujeres están ampliamente representadas en este sector, y muchas de ellas han perdido sus empleos temporal o permanentemente.

En segundo lugar, el cierre de los centros educativos y las guarderías ha representado un drástico incremento en las necesidades de cuidados a menores y en el volumen de las tareas domésticas. Tradicionalmente, quienes se han responsabilizado de llevar a cabo estos servicios en el hogar han sido principalmente las mujeres. Si los roles de género dentro de las familias se han mantenido durante el confinamiento, cabría esperar que este incremento en el trabajo doméstico lo hayan asumido, en mayor medida, también las mujeres.

Los resultados de la encuesta llevada a cabo muestran que la pérdida de empleo a raíz del estado de alarma ha afectado tanto a hombres como a mujeres. Asimismo, se documenta que las mujeres, en mayor medida que los hombres, han continuado desarrollando su actividad económica desde casa. Se observan, además, pequeños cambios en la distribución de las tareas domésticas, aunque las mujeres han continuado principalmente a cargo de todas ellas, salvo de la compra.

Esta evidencia sugiere que, durante el confinamiento, las mujeres han tenido que soportar una doble carga: más teletrabajo, combinado con un aumento en el volumen de las tareas domésticas. Cabe recordar, no obstante, que solo se ha documentado la situación de las familias biparentales, por lo que se deriva que la situación de las madres solas, al no poder repartirse la carga extra de trabajo, todavía debía de ser más complicada.

Los resultados de la encuesta ofrecen una visión poco optimista sobre el impacto de la pandemia en la desigualdad de género a corto plazo. La presencia de fuertes normas sociales sobre los papeles de los hombres y de las mujeres puede haber contribuido al reparto desigual del drástico incremento en las tareas domésticas, en particular cuando ambos progenitores han tenido la opción de teletrabajar.

Sin embargo, en algunas familias en las que la mujer no ha podido optar al teletrabajo, el hombre puede haber asumido el papel de cuidador principal durante el estado de alarma. En estas familias, la pandemia puede haber forzado un cambio en los roles de género que será necesario analizar en el futuro.

Marina Berrio
Asesoramiento: Observatorio Social de laCaixa

Te puede interesar:

- Cómo sobrevivir a la carga mental que soporta la mujer

Hogares inteligentes: conciliar es cosa de todos

7 consejos para conciliar familia y trabajo

Conciliar la vida laboral y familiar en las redes sociales

Las tareas domésticas en los más jóvenes

Hacer Familia recomienda:

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.