2 de septiembre de 2014

Vuelve a los hábitos saludables tras el verano

Vuelve a los hábitos saludables tras el verano
THINKSTOCK

En vacaciones, la rutina queda olvidada, las obligaciones se reducen y el control de los hábitos saludables y de la alimentación se vuelve más flexible. Comer fuera de casa, el alcohol y el abuso de grasas y dulces hacen que en nuestro cuerpo también se pase factura en forma de kilos de más: una media de 3 kilos se engorda cada verano.

En verano volvemos con 3 o 5 kilos de más

El especialista en nutrición y gastronomía del Instituto Médico Europeo de Salud (IMEO) Rubén Bravo, ha declarado que "durante el verano se suele engordar una media de entre tres y cinco kilos por persona debido a que también nos tomamos vacaciones gastronómicas y tenemos una alimentación peor".

El problema no solo reside en la cantidad de alimentos, sino en que estos poseen más grasas de lo que estamos acostumbrados y llegar a perderlas nos resulta más difícil, por lo que al final nuestro metabolismo se ve perjudicado al sustituir los nutrientes necesarios en la dieta por grasas.

El principal motivo es el abandono de los hábitos que uno va adquiriendo y siguiendo durante el año: comer de forma moderada, no picotear entre horas... Pero en vacaciones uno se olvida de todo esto. 

Volver a los hábitos de vida saludable tras el verano

La dietista Mónica Pérez recomienda tras los excesos del verano volver a los hábitos saludables, es decir, se pueden cometer excesos siempre que se sepa volver a los buenos hábitos, por lo que no habría que temer tanto a la báscula en estas fechas.

La doctora Pérez nos aconseja "alejarnos de la falsa creencia de tomar la dieta como algo restrictivo en nuestra alimentación". Lo ideal, desde su punto de vista, es llevar siempre un estilo de vida saludable. Solemos aplicar el concepto de dieta a un periodo de tiempo corto cuando solo por el hecho de mantener una buena alimentación a largo plazo, sin privarnos de nada pero con moderación, podríamos estar en nuestro peso ideal. 

Coger unos kilos en verano es indicativo de que anteriormente no se han tenido unos buenos hábitos de vida. Podemos excedernos en algún momento puntual, ante el deseo de un helado o una buena comida fuera de casa, pero eso, con una alimentación adecuada el resto del año, no va a hacer que engordemos tanto.

La dietista apunta que esto nos ocurre por confiar en las dietas milagros que proliferan antes, por la operación bikini, y después de las vacaciones, por los remordimientos, y nos recuerda que el éxito reside en la constancia.

Pautas para una alimentación más saludable

- Llevar siempre un estilo de vida saludable tanto en la alimentación como en la práctica de ejercicio físico.

- Tener la base de alimentos de origen vegetal: legumbres, cereales, verdura, fruta... Y comer menos cantidad de proteínas, carne y pescado.

- No existe la compensación en la alimentación. Excedernos en la comida y tomarnos a la noche un yogur no va a compensar. Las consecuencias negativas del exceso no se van a corregir por tomar como solución una restricción tan drástica de alimentos.

- El aumento de peso es perjudicial y más si es a causa de consumir alimentos muy grasos, calóricos y ricos en azúcar, porque ya no solo pueden verse cambios en nuestro físico sino que las cifras de colesterol, triglicéridos pueden aumentar.

- Equilibrar las calorías. Hacer de tres a cinco comidas a diario es lo ideal acompañadas de un mínimo dos piezas de fruta al día.

Noelia de Santiago Monteserín

Hacer Familia recomienda: