1 de marzo de 2012

El Tesoro coloca 4.500 millones, el máximo previsto

El Tesoro coloca 4.500 millones, el máximo previsto
HACER FAMILIA

20120301115947.jpg

El Tesoro Público ha vuelto a superar una prueba en los mercados animado por la inyección de más de medio billón de euros por parte del Banco Central Europeo (BCE) a la banca y ha colocado 4.501,44 millones de euros en bonos y a tipos más reducidos que en la anterior ocasión, según la información difundida por el Banco de España.

De esta forma, el organismos se ha quedado en la parte alta del rango, ya que esperaba captar entre 3.500 y 4.500 millones. La demanda, por su parte, ha vuelto a ser alta y ha superado los 11.400 millones de euros.

En concreto, el Tesoro ha colocado 1.909,97 millones en bonos del Estado con cupón del 4,00% y vencimiento a 30 de julio de 2015 de los 4.525,06 millones solicitados por los mercados. El tipo medio ha pasado del 3,332% anterior al 2,617% actual, mientras que el marginal se ha reducido hasta el 2,748% desde el 3,470%.

El organismo también ha colocado 1.061,04 millones en bonos con cupón del 3,40% y vigencia hasta el 30 de abril de 2014 de los 2.986,04 millones pedidos por los inversores. En este caso, el tipo medio se ha moderado hasta el 2,069% desde el 3,589%, mientras que el marginal se ha quedado en el 2,213% desde el 3,633%.

Finalmente, el Tesoro ha colocado 1.530,43 millones en bonos con cupón 4,25% y vencimiento a 31 de octubre de 2016 de los 3.964,43 millones que ha demandado el mercado. El tipo medio de este tipo de papel se ha reducido hasta el 3,376% desde el 3,455%, mientras que el marginal se ha situado en el 3,478% frente al 3,557% anterior.

La emisión de bonos se ha celebrado solo un día después de que el BCE haya adjudicado la cifra récord de 529.531 millones de euros a tipo fijo en la segunda subasta de liquidez con vencimiento a tres años celebrada por la institución, que contó con la participación de 800 entidades.

La subasta de liquidez del BCE ha vuelto a favorecer el resultado del Tesoro, tal y como ocurrió el pasado mes de diciembre, cuando la primera emisión del BCE supuso el inicio de una buena racha de emisiones para el organismo dependiente del Ministerio de Economía.

Así, el Tesoro ha cerrado satisfactoriamente todas las emisiones de 2012, al colocar casi siempre el máximo previsto e incluso superar sus propios objetivos y, generalmente, a tipos más bajos que en las subastas anteriores.

Estos resultados muestran que los mercados han recuperado cierta confianza en España y dan más importancia a las reformas que ha planteado el Gobierno de Mariano Rajoy que a las últimas rebajas de las agencias de 'rating'.

Además, constatan que los inversores ya habían descontado las malas cifras de déficit, puesto que también ha sido la primera emisión desde que se conoce el dato definitivo, que superó las peores previsiones y se situó en el 8,51%, más de 2,5 puntos por encima de la estimación del anterior Gobierno (6%