2 de septiembre de 2014

El síndrome postvacacional en los niños

El síndrome postvacacional en los niños
THINKSTOCK

Tras dos meses de juegos en el parque, excursiones, tardes con los amigos, chapuzones en la piscina... Llega septiembre con la incorporación al colegio, los madrugones y los deberes. Este cambio brusco en la rutina diaria puede provocar la llegada del síndrome postvacacional en los más pequeños, que se habían acostumbrado ya a una vida sin horarios ni obligaciones.

Detectar el síndrome postvacacional en los niños

Es normal que en los primeros días los más pequeños no quieran ir al colegio, no se quieran levantar de la cama o que incluso, presenten rabietas. Para evitarlo hay que tomar medidas para que éste comportamiento no se manifieste.

Los niños no van a saber poner nombre a los sentimientos y emociones que están sufriendo, pero los padres pueden detectar el sindrome postvacacional en sus hijos observando su comportamiento:

- Están apáticos y con falta de apetito.

- Desobedecen en las normas que antes sí que cumplían.

- Presentan irritabilidad, ansiedad, falta de concentración e incluso, tristeza.

- Falta de sueño.

- Molestias digestivas.

- Dolor de cabeza.

Cómo evitar el estrés en los niños con la vuelta al cole

1. Planificar el regreso gradualmente.  Es importante que los padres, unos días antes de comenzar el curso, establezcan en casa una semi-rutina, que suele durar una semana. Ponerles el despertador poco a poco hasta llegar a su hora, llevarles a la cama pronto, empezar a dedicar un tiempo extra a la realización de tareas, ya sea como repaso del curso anterior o echando un vistazo al nuevo contenido del próximo curso.

2. Continuar con el ocio en septiembre. Es importante, aprovechando el buen tiempo que aún nos ofrece septiembre, que las actividades que se hacían en verano, como bajar al parque o ir a la piscina, se sigan practicando hasta que llegue la adaptación total del niño.

3. Realizar el periodo de adaptación. En cuanto a los más pequeños, el sufrimiento se ve declarado por echar de menos a los padres y por ellos les cuesta más adaptarse. Se recomienda que en los primeros días éstos acompañen a los niños durante un tiempo al colegio para ir afianzando el periodo de adaptación de la vuelta al cole.

Noelia de Santiago Monteserín

Te puede interesar:

- Supera el síndrome postvacacional

- 10 claves para evitar el síndrome postvacacional

- Claves para tu vuelta al trabajo

- Síndrome postvacacional: ¿cómo afrontar el fin de las vacaciones?

Hacer Familia recomienda: