14 de enero de 2013

La política del hijo único ha originado en China jóvenes más inseguros y pesimistas

La política del hijo único ha originado en China jóvenes más inseguros y pesimistas
HACER FAMILIA

MADRID, 14 Enero, 2013

Científicos de las universidades Nacional Australiana, Monash y Melbourne (Australia) han realizado un estudio que explica cómo las generaciones de hijos únicos, originadas por la política china de autorizar el nacimiento de un solo hijo por pareja, ha desencadenado una sucesión de descendientes más inseguros y pesimistas que aquellos que nacieron antes de que fuera implantada la norma.

"Lo que encontramos es que los nacidos bajo la política de hijo único son menos propensos, por ejemplo, a escoger ocupaciones de riesgo, como trabajar por cuenta propia o en el sector financiero", ha señalado la coautora del estudio, Lata Gangadharan, cuya investigación ha sido publicada en la revista 'Science' y recogida por la plataforma Sinc.

Para llevar a cabo este estudio, Gangadharan y su equipo reclutaron a unas 400 personas residentes en Pekín. De ellos, un grupo pertenecía a los nacidos antes de la política de restricción de hijos --entre 1975 y 1978-- y un segundo grupo a la etapa posterior --entre 1980 y 1983--.

"Los ensayos que llevamos a cabo para este trabajo se basan en juegos estándar de la literatura económica: el juego del dictador, el de riesgo y el de la competencia. Estos experimentos tienen la ventaja de permitir al científico observar los comportamientos individuales", ha comentado la experta.

Asimismo, los participantes tuvieron que intercambiar o invertir pequeñas cantidades de dinero, así como tomar otras decisiones económicas que sirvieron para medir su confianza respecto al riesgo y su disposición a competir.

Además, los científicos emplearon también encuestas de personalidad que, junto con los experimentos, concluyeron que las personas que crecieron como hijos únicos, resultado de esta política en el país, tendían a ser menos optimistas, más sensibles o nerviosos, y menos conscientes.

EL IMPACTO ECONÓMICO DE ESTE 'CAMBIO DE PERSONALIDAD'

Por otra parte, los investigadores avisaron de la posibilidad de que esta generación de hijos únicos carezca de capacidad empresarial, un hecho que, según ha comentado la experta, puede tener consecuencias económicas negativas. Del mismo modo, un nivel bajo de confianza podría tener un impacto en la capacidad de los individuos para negociar con éxito y trabajar en equipo.

Ahora bien, los expertos han hecho hincapié en que hay que tener en cuenta que muchas personas de mano de obra china vienen de zonas rurales, donde esta política del hijo único no se aplica estrictamente. "En estas áreas es común tener dos o tres hijos", ha explicado.

Como resultado, la población actual censada en la China rural --que en su mayoría no está compuesta por hijos únicos--- es el doble de la urbana. Por lo tanto, la investigadora ha reconocido que aunque estos resultados tienen un impacto económico a tener en cuenta, depende de la proporción de afectados por esta política.

"Es posible que ser hijo único afecte a las personas de una manera similar en otros estados, sin embargo, los antecedentes familiares también influyen en el comportamiento. Es decir, en la mayoría los padres pueden decidir cuántos hijos van tener y esta capacidad de elección puede afectar a cómo se crían los hijos", ha concluido.