31 de marzo de 2014

Los niños son más sensibles al cambio de hora

Los niños son más sensibles al cambio de hora
THINKSTOCK

El cambio de hora que se produce en otoño, por el que ganamos una hora de sueño, afecta al cerebro y a todas las funciones controladas por el reloj biológico. Los niños son más sensibles al cambio de hora porque este reloj biológico tiene tendencia a seguir funcionando con la misma velocidad todos los días, y cuando se cambia una hora se requiere un esfuerzo para adaptarse al nuevo horario de sueño.

El cambio de hora afecta al sueño y a las comidas

El reloj biológico afecta al sueño, a los horarios de comida, y tiene incidencia sobre el sistema nervioso afectando a los niveles de estrés y de ansiedad, procesos que son más difíciles de controlar por el organismo de los niños pequeños.

La mayor sensibilidad de los niños al cambio de hora va a hacer que su proceso de adaptación al nuevo horario dure entre tres y cuatro días, e incluso puede extenderse a una semana. Durante ese tiempo, a todos y a los niños especialmente, les va a costar más más levantarse y acostarse, y su apetito va aparecer en horas diferentes a las que se está acostumbrando.

Al llegar la hora de ir a la cama es normal que los niños sientan sueño, ya que el organismo está preparado para ir a dormir una hora distinta, lo que va a generar más somnolencia y más cansancio durante el día. 

El cambio horario puede provocar síntomas como estrés, alteraciones de sueño, mayor cansancio físico o irritabilidad, que pueden ser más "notables" en niños o personas mayores ya que sus cerebros son "más sensibles" a esta modificación. Los colectivos más afectados son los niños y ancianos, ya que tienen un reloj biológico más rígido y cuentan con una mayor dificultad para sincronizarse con el nuevo horario.

Cómo realizar el proceso de adaptación al nuevo horario

Para ayudar a los niños, sobre todo a los más pequeños de edades comprendidas entre los 0 y los 3 años, a superar las consecuencias del cambio horario y la falta de luz y adaptarse al nuevo ritmo de sueño y de comidas, es recomendable adelantar cada toma diez minutos cada dos o tres días a los bebés lactantes y realizar una adaptación gradual de la hora de ir a dormir a los niños que van al colegio. Hay que tener en cuenta que durante unos días pueden estar más irritables y menos concentrados.

Marina Berrio

Hacer Familia recomienda: