23 de enero de 2013

La mayoría de los padres miente a sus hijos para cambiar sus conductas

La mayoría de los padres miente a sus hijos para cambiar sus conductas
HACER FAMILIA

MADRID, 23 Enero, 2013

Un equipo internacional de científicos ha realizado un estudio que revela que la mayoría de los padres utiliza la mentira como método para cambiar sus conductas. El trabajo, en el que se ha analizado a 200 familias estadounidenses y chinas, determina que el ejemplo más frecuente de este comportamiento es la amenaza de "dejar a los niños solos en público o enviarlos con otra familia si se comportan mal".

La investigación, publicada en 'International Journal of Psychology', examinó este recurso que, según los expertos "podría influir en las relaciones familiares con niños en edad de crecimiento. Para los investigadores, esta técnica debería plantear "cuestiones morales importantes para los padres" acerca de "cuándo una mentira está justificada o no".

Entre las mentiras más usadas por los progenitores de ambos países está la de continuar caminando por la calle dejando al niño con su 'rabieta', haciéndole creer que lo van a abandonar. "Esta mentira puede estar relacionada con que, posteriormente, el niño genere un odio hacia sus padres porque cree que no quieren cumplir sus deseos", han señalado los investigadores.

Otras mentiras comunes en ambos países es la "falsa promesa de comprar un juguete" si "se porta bien el niño" y decirles, al morir su mascota o al regalarla, que "se fue a vivir a otra granja donde tendrá más espacio para correr".

Al conocer estas actitudes, los científicos se plantearon si se trataba de mentiras bien intencionadas o inmorales. De ahí que establecieran diferentes categorías entre estas falsedades.

Así, según el trabajo, existen "declaraciones falsas relacionadas con la mala conducta", que incluyen mentiras como: "Si no te portas bien, voy a llamar a la policía" o "si no te calmas y empiezas a comportarte, la señora de allí se va a enfadar contigo". Además, han establecido una categoría similar relacionada con "declaraciones falsas relacionadas con irse o quedarse". En este caso, los expertos ponen como ejemplo falsedades del tipo: "si no me sigues, un secuestrador te llevará mientras no estoy".

También hay mentiras motivadas por la protección de los sentimientos de un niño, que en el trabajo han etiquetado como "declaraciones falsas relacionadas con sentimientos positivos". Estas incluyen mentiras sobre el destino de personas o mascotas fallecidas, pero también sobre una promesa incumplida, como: "No he traído dinero hoy. Podemos volver otro día".

Del mismo modo, hay una selección de mentiras en relación a los"personajes de fantasía", también se utilizan para hacer valer su buen comportamiento, como en el período previo a la Navidad.

Pero si hay un ámbito en el que los padres aprueban estas mentira, según el estudio, es en lo relacionado con la alimentación. Los padres de ambos países aceptan decir a un niño, por ejemplo, "si tomas brécol serás más alto" para reforzar su comportamiento a la hora de la comida.