30 de julio de 2014

Golpes y fracturas en los niños

Golpes y fracturas en los niños
THINKSTOCK

Caídas de la bicicleta, resbalones en la piscina, accidentes de tráfico, un traspié en alguna carrera... El verano es la época en la que más traumatismos faciales padecen los niños. Sus actividades al aire libre aumentan en verano, por lo que el riesgo a que se caigan es mucho mayor. Estar en guardia, hacer uso del casco o del cinturón, ayudará a prevenir estas lesiones en los niños.

El verano es para las bicicletas, para correr en la playa, saltar a la piscina, jugar a las palas... Son actividades que nos encantan pero que entrañan sus riesgos. El aumento de caídas en verano es en cierto modo lógico, ya que al estar más activos tienen más riesgos que cuando están sentados en la silla del colegio.

Los expertos ruegan prestar mucha atención a los menores, ya que, en la mayoría de los casos, los accidentes son producidos en trayectos cortos, en los que no se opta por poner casco cuando se monta en bicicleta o el cinturón de seguridad en el coche.

Fracturas más comunes en los niños

- En menores de 5 años, el traumatismo es más habitual en la zona de la órbita y en el hueso frontal. Las fracturas orbitales suelen ser provocadas por caídas o atropellos.

- A partir de los 5 años, las fracturas más frecuentes se encuentran en los huesos de la nariz, la mandíbula, la órbita y el maxilar.

-Niños entre 8 y 10 años. La mayor incidencia de fracturas maxilofaciales se encuentra en los niños comprendidos en estas edades.

- Cerca de los 18 años, las fracturas más habituales son mandibulares, en mayor medida provocadas por agresiones.

Factores que propician los golpes en los niños

- El baño en las piscinas puede resultar una zona de peligro: un resbalón al filo de la piscina por correr descalzos o tirarse de cabeza sin ser consciente de la profundidad. Para prevenir las caídas es recomendable utilizar un calzado adecuado y bañarse sólo en lugares autorizados en donde se conozca la profundidad.

- Los accidentes de tráfico. En verano hay más desplazamientos por lo que aumenta el riesgo. Es fundamental utilizar los sistemas de protección homologados para cada edad del niño.

Recomendaciones ante los traumatismos en los niños

Las actividades en verano hacer que los traumatismos en los dientes aumenten en gran número. Es imprescindible acudir rápidamente al dentista en las dos primeras horas tras el golpe, especialmente si se trata de un diente o una muela para que el diente se recupere lo antes posible.

En caso de traumatismo facial, los expertos apuntan que es importante no retirar el casco si ha sido provocado por un accidente de motocicleta e inmovilizar al paciente en posición horizontal.

En los niños es muy fácil que los traumatismos puedan pasar desapercibidos por lo que es muy recomendable que tras la primera atención médica que reciban pasen por la consulta del Servicio de Cirugía Oral y Maxilofacial para descartar problemas mayores.

Noelia de Santiago Monteserín

Te puede interesar:

- Golpes en los dientes de los niños

Cómo evitar lesiones deportivas en niños

- Golpes en la cabeza, ¿qué hacer ante un coscorrón?