14 de mayo de 2013

La familia, fundamental para amortiguar los efectos de la crisis

La familia, fundamental para amortiguar los efectos de la crisis
HACER FAMILIA

14 Mayo, 2013

La Unión de Asociaciones Familiares (UNAF) se ha sumado a la celebración del Día Internacional de la Familia, que se conmemora este 15 de mayo, reclamando un giro de las políticas públicas actuales hacia la inversión social, al tiempo que ha pedido al Ejecutivo asumir su responsabilidad en este ámbito ya que "la red familiar está amortiguando los efectos de la crisis".

Según UNAF, la inversión social "es absolutamente necesaria, ya que la crisis económica y la alta tasa de desempleo han llevado a un grave empobrecimiento de las familias en España", donde más de un 21% de la población se encuentra por debajo del umbral de la pobreza en 2012, según datos del INE, y más del 26% de los niños están en riesgo de pobreza, según UNICEF.

Ante "la creciente vulnerabilidad" de las familias, UNAF denuncia los recortes y reclama políticas de inversión social ya que, a su juicio, "no se puede recortar en educación, salud e infancia, y esperar que los niños de hoy tengan un futuro". "Y no es cierto que no exista capital para inversión social, el problema es que se invierta en la banca y en el sector privado. La política que se necesita es la de la inversión en las personas y en las familias", apostilla la presidenta de UNAF, Julia Pérez.

Por ello, ha realizado un llamamiento al Gobierno ya que, a pesar de que la red familiar está jugando "un papel fundamental" al amortiguar los efectos de la crisis, "esto no es suficiente, ni sostenible, ni desde luego exime al Estado de su responsabilidad de desarrollar políticas públicas que garanticen los derechos básicos como el acceso al empleo, la vivienda, la salud y la educación".

Por otro lado, UNAF se ha hecho eco de las conclusiones del Foro Demográfico, organizado por la Comisión Europea los pasados 6 y 7 de mayo en Bruselas, al señalar que "la inversión social de hoy es el crecimiento para mañana. De no realizarse este giro en las políticas públicas, los efectos de la crisis se prolongarán en el tiempo e impactarán gravemente sobre las personas y las familias".

En cuanto a los principales problemas a los que se enfrentan las familias, UNAF hace alusión al paro y recuerda que un 27,16% de la población estaba desempleada en el primer trimestre de 2013. Dentro de estas cifras, destaca el 57% de desempleo juvenil lo que, según la asociación, provoca una prolongación de la convivencia de este colectivo en el hogar familiar, lo que retrasa su independencia, su transición a la vida adulta y cualquier proyecto de vida, tanto profesional como de formación de sus propias familias.