16 de julio de 2014

Los estrógenos protegen la salud del corazón

Los estrógenos protegen la salud del corazón
THINKSTOCK

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de mortalidad en España. Por esta razón, los expertos han investigado los motivos que la provocan y han descubierto que las mujeres gozan de una mejor protección frente a los hombres debido a dos posibles motivos biológicos: los estrógenos y el embarazo.

El estudio fue realizado por el Hospital Universitario Gregorio Marañón y la Universidad Europea de Madrid. Los expertos contaron con más de 40.000 pacientes con insuficiencia cardíaca, los resultados aportados por 31 estudios observacionales y más de tres años para concluirlo.

De esta forma, pudieron comprobar que la tasa de mortalidad entre ambos sexos era muy similar, pero que tras un ajuste en los datos, centrado en la edad, la función sistólica del ventrículo izquierdo, la etiológica o el padecimiento de diabetes, se descubrió que los hombres tenían un 31 por ciento más de riesgo que las mujeres.

La protección de los estrógenos

Los estrógenos son las hormonas responsables de las características sexuales de la mujer. Además, tienen la misión de proteger a la mujer de la aparición de enfermedades cardiovasculares hasta la llegada de la postmenopausia: etapa en la que, debido a la bajada de los estrógenos, la mujer presenta cambios físicos y metabólicos que pueden ocasionar un aumento en la hipertensión, diabetes, dislipidemia, alteraciones en el peso... y en este caso, problemas cardiovasculares.

El embarazo entrena el corazón de la mujer

Durante el periodo de gestación, la mujer experimenta una elevación de la frecuencia cardiaca, de los volúmenes sanguíneo y ventricular, del gasto cardíaco y una hipertrofia ventricular. Motivos que hacen que la mujer esté más acostumbrada y soporte una situación de alto estrés mejor que un hombre.

Los cambios producidos durante el embarazo son muy parecidos a los que experimentan los deportistas. Por lo que, el embarazo podría considerarse una especie de entrenamiento en la que la mujer prepara su corazón para poder resistir situaciones de elevado estrés miocárdico.

Muchos de estos cambios producidos por los estrógenos y el embarazo, se mantienen al menos durante un año, por ello los expertos basan su investigación en los efectos positivos de los estrógenos y el embarazo como responsables de la reducción del riesgo cardiovascular al que están expuestas las mujeres a lo largo de su vida.

Noelia de Santiago Monteserín