29 de febrero de 2016

Conflicto de derechos: redes sociales y privacidad

Conflicto de derechos: redes sociales y privacidad
THINKSTOCK
correo

En este mundo virtual a menudo nos podemos encontrar personas 'non gratas' que, en el caso de los niños, pueden hacer se enfrenten a un conflicto que les supera. Así lo ha entendido la Sala Penal del Tribunal Supremo, que en una sentencia ha decidido hacer prevalecer el derecho de Tutela sobre el derecho a la Intimidad si los padres tienen sospechas de que sus hijos son víctimas de acoso. De esta manera, los padres tendrán el control de las redes sociales que utilizan sus hijos.

Así, a partir de ahora los progenitores podrán revisar la actividad de sus hijos si tienen evidencias fundamentadas de que están sufriendo algún tipo de acoso. Esta jurisprudencia se produce en el marco del caso de Abel R.M., un acosador sexual, quien fue acusado de acosar a varias menores a través de internet. Durante varios meses, el procesado mantuvo contacto con las menores pese a conocer la edad de las chicas e incluso las instó a quedar con él.

Cuando la madre de una de las víctimas tuvo conocimiento de este acoso, denunció a Abel y aportó como pruebas las conversaciones del acusado y su hija. La Audiencia de Tarragona consideró culpable al acusado y lo condenó a tres años de cárcel y diez de libertad vigilada. Sin embargo, tras la sentencia el procesado interpuso un recurso ya que entendía que las pruebas aportadas eran de origen ilícito y que su obtención vulneraba el derecho a la intimidad de la menor.

Conflicto de derechos: entre la tutela y la intimidad

Ante este recurso el Supremo subrayó que, efectivamente, una menor de 15 años, edad de L., en pleno uso de sus facultades mentales, debe ser quien autorice a sus padres o tutores para que accedan al contenido de su actividad en redes sociales. No obstante, el alto Tribunal también puntualizó que esta privacidad puede ceder "en presencia de otros intereses constitucionalmente protegibles".

La sentencia también señala que en este caso ha sido la madre quien irrumpió en el Facebook de su hija y no otro particular. En este sentido, el Supremo entiende que la progenitora es la titular de la patria potestad, considerada como una función tuitiva, es decir, que guarda y ampara respecto a la menor. Por lo que en el cumplimiento de esta tarea, la madre accedió al perfil de su hija ante los claros síntomas de que se estaba produciendo una actividad criminal.

Consejos sobre el buen uso de las redes sociales

Para evitar que se generen situaciones como las de este caso es conveniente enseñar a nuestros hijos a administrar sus perfiles en internet, ya que la ausencia de una figura paternal en este asunto, puede hacer que los menores se encuentran con un problema ante el que posiblemente no sabrían reaccionar. Por ello es importante acompañar a nuestros niños cuando se inicien en el mundo de las redes sociales para aconsejarles y hacer que puedan evitar numerosos problemas.

1.  No aportar demasiados datos a la hora de crear un perfil en redes sociales. De esta forma, se podrá evitar que personas indeseables puedan conocer la dirección de nuestros hijos o el número de teléfono. Al mismo tiempo, es aconsejable que el nombre que decidan emplear en internet no de pistas sobre su edad o el año de nacimiento, así como cualquier otro dato privado que pueda dar pistas.

2.  Necesidad de proteger su perfil en internet de manera que nadie que no sea conocido pueda acceder al contenido del usuario.

3.  Selección de amigos. En este sentido también es aconsejable recomendar a los menores que sean críticos a la hora de admitir nuevos amigos en redes sociales para que nadie que sea de total confianza pueda ver sus publicaciones y evitar que se haga un uso indebido de la actividad online de nuestros hijos.

4.  Establecer una comunicación directa y abierta con los menores sobre su uso de redes sociales. De este modo podremos saber si nuestros hijos son víctimas de algún acoso en la web o si tienen algún problema que los supere.

5.  Advertir de los peligros. Al mismo tiempo es aconsejable hacer entender la peligrosidad de concertar un encuentro con una persona conocida en las redes sociales ya que podría ocurrir que el perfil de esta fuera falso y cuyas intenciones no fueran las que inicialmente mostró.

6.  Colocar el ordenador en un sitio de uso común dentro de la casa. De esta forma podremos comprobar si nuestros hijos se encuentran en apuros además de estar cerca para aconsejar sobre el uso de internet cuando los menores se enfrenten a una situación superior a su comprensión. En este espacio común también se podrán crear normas de uso para las redes sociales que enseñarán a nuestros hijos a usar responsablemente internet en caso de ausentarse la figura paternal.

Damián Montero

Te puede interesar: 

- Ventajas y riesgos de las redes sociales

- El control de los padres en las redes sociales

- Facebook, la red social preferida por los padres para hablar de sus hijos

- Redes sociales, 1 de cada 3 amigos son desconocidos

Hacer Familia recomienda: