30 de septiembre de 2019

La larga jornada laboral dificulta la conciliación familiar en México

La larga jornada laboral dificulta la conciliación familiar en México
Conciliación familia: las dificultades de las familias mexicanasISTOCK

Conciliar familia y trabajo es uno de los mayores retos de los padres en la sociedad actual. El principal problema con el que se encuentran para pasar tiempo con sus hijos es la larga jornada laboral que les obliga a estar muchas horas fuera de casa, lo que ocasiona un descuido en las relaciones familiares.

México es el país que tiene la jornada laboral más larga, según un estudio publicado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Así, los trabajadores de México han trabajado durante el año un total de 2.255 horas, un dato que está muy por encima del promedio de los países de esa organización, que es de 1.763 horas.

Al mismo tiempo, según otro documento de la propia OCDE, Panorama de la Educación, en México la cifra de niños matriculados en preescolar llega al 89 por ciento, una cifra similar al promedio de esta organización que es del 87 por ciento.

Si realizamos un cruce entre los datos anteriores, existe una relación lógica entre la larga jornada laboral de los padres mexicanos y el elevado índice de niños escolarizados en preescolar para poder conciliar horarios familiares.

Y, al mismo tiempo, se desprende de esta situación los aspectos que complican las relaciones entre los padres y sus hijos pequeños, los que pueden llegar a una atención inadecuada que puede tener graves consecuencias emocionales y educativas a corto, mediano y largo plazos.

La importancia de conciliar para las familias

La relevancia de la convivencia entre padres e hijos es importante para Patricia de la Fuente, directora de Servicios Educativos para el Desarrollo Infantil (SEDI), quien ha comentado que "la relación padres-hijos se basa en la satisfacción mutua de necesidades. En este caso, se trata de niños pequeños que necesitan ser atendidos en sus requerimientos de, por ejemplo, asuntos tan básicos como la alimentación, el sueño, la higiene y el afecto, mientras que los adultos necesitan sentir que están cumpliendo bien con sus responsabilidades paternas".

Si la convivencia se da en términos adecuados, lo anterior terminará por dar buenos resultados escolares. Según esta especialista, "es muy importante que a través de la satisfacción de necesidades básicas se establezca una relación que va a aportar las bases para la educación posterior en términos de competencias académicas. Existe investigación que sustenta la importancia de que los niños desarrollen desde pequeños buena disciplina personal que se refleja en la adquisición de buenos hábitos de alimentación, sueño e higiene, un buen manejo de sus emociones y habilidades para su adecuada socialización. Además, hay que mantener su curiosidad despierta. Eso es lo que hace la diferencia, pero muchos los papás no lo valoran".

Así, pese a la indudable importancia que implica una adecuada convivencia familiar desde los primeros años de vida, muchos padres la subestiman. Según De la Fuente, "esto se ve agravado por dos circunstancias: la culpa y el cansancio. La primera se debe a que, por el poco tiempo que le dedican a sus hijos, los padres sienten una culpa exacerbada, lo que tratan de mitigar consintiéndolos, tolerándoles malos comportamientos e indisciplinas, y a querer compensar con juguetes y regalos el poco tiempo que pasan con ellos".

Respecto al cansancio, la experta de SEDI recuerda "que en realidad a los niños no les preocupa ni les afecta que sus padres trabajen jornadas laborales completas, pero sí les inquieta que no haya una congruencia entre lo que significa el trabajo para sus padres y sus quejas sobre lo poco que ganaban y lo cansados que terminaban tras su jornada laboral".

La escuela debe ser un complemento en la educación de los hijos y aunque es fundamentalmente su responsabilidad, los padres deben ejercer como principales educadores junto con los profesionales de la educación con quienes deben mantener una comunicación constante y eficiente para hacer equipo con ellos y lograr mejores resultados.

Marina Berrio

Te puede interesar:

- 10 propuestas políticas para ser mujer y madre

- La conciliación: el techo de cristal de la mujer

- Gestionar el tiempo para conciliar mejor el trabajo con la familia

- Barreras para conciliar vida laboral y familiar

Contador