Los hijos menores más conflictivos que los primogénitos

Los hijos menores más conflictivos que los primogénitos
2 de febrero de 2018 ISTOCL

¿Influye el orden de nacimiento en el comportamiento de los hijos? Si hace un tiempo un estudio destacaba que los hermanos tenían distintas actitudes, ahora un nuevo trabajo realizado por distintos organismo como la Universidad de Florida o la Universidad de Aarhus destaca que existe una clara diferencia entre las conductas del primogénito y de los siguientes hermanos.

De esta forma queda comprobado que los hijos más pequeños suelen ser más conflictivos que los primogénitos y muestran un comportamiento más malo. Un estudio que pone de relevancia cómo la educación dentro del hogar puede marcar las diferencias de comportamiento entre los distintos niños en casa en función de las referencias y las actitudes demostradas.

Comportamientos más problemáticos

Este estudio centró su investigación en la población de Florida nacida entre los años 1992 y 2002 y en la de Florida entre el 1981 y 1990. Estos datos fueron relacionados con la cantidad de hermanos en la familia y los resultados académicos, así como la presencia de expulsiones o castigos severos en el expediente escolar de estos niños. De esta forma se pretendía determinar el comportamiento de cada uno de ellos en función del orden de nacimiento.

Los resultados mostraron que efectivamente los hijos que nacieron en segundo lugar mostraron un comportamiento más conflictivo que los primogénitos. Los hermanos pequeños tenían hasta un 20% más de posibilidades de haber sufrido una expulsión del centro escolar y de mostrar un mayor sentimiento de rebeldía durante la adolescencia.

Un dato que los investigadores aclaran no quiere decir que un hijo nacido en segundo lugar vaya a ser más conflictivo de manera irremediable. Los autores de este trabajo explican que los resultados indican que hay una mayor posibilidad de ello como consecuencia de la educación que han recibido. Por un lado, después del primogénito los padres se sienten más relajados y son más permisivos con las travesuras de los niños.

Por otro lado, el primogénito tenía como referencia única a sus padres, mientras que su hermano pequeño lo tiene a él. ¿Qué quiere decir esto? Que mientras para el mayor sólo había un ejemplo adulto, para el menor hay una persona mayor y un niño.

Evitar el mal comportamiento

Ante esta situación nada mejor que la educación para evitar el mal comportamiento en los más pequeños. Estas son algunas claves para prevenir duchas conductas en los más pequeños de la casa:

- Ejemplo. Los padres deben ser el mejor ejemplo para sus hijos, en el caso de los primogénitos también deben mostrar estas actitudes frente a sus hermanos con el fin de evitar que copien malas conductas.

- Firmeza. Ser padre es una misión que nunca acaba, si se advierte un mal comportamiento el niño debe entender que no se va a admitir en el futuro y que la consecuencia va a ser un castigo. Una respuesta que debe mantenerse firme.

- Reforzar los comportamientos positivos. Los niños deben entender que los buenos comportamientos reportan más beneficios que los malos, para ello nada mejor que elogiar estas conductas cuando se vean.

- Determinar cuál puede ser el origen del mal comportamiento. Los padres no deben quedarse en la base de estas conductas, quizás hayan visto cómo su hijo golpea a su hermano pero puede que estas riñas lleven tiempo produciéndose, por lo que para poner fin a estas actitudes antes deberá erradicarse el origen de las mismas.

Damián Montero

Te puede interesar:

-La relación entre hermanos

- Los hijos primogénitos puntúan más alto en inteligencia

La personalidad del hijo pequeño

Personalidad, cómo eres según tu mes de nacimiento