Las españolas entre las que más posponen la maternidad en la UE

Las españolas entre las que más posponen la maternidad en la UE
19 de agosto de 2017 ISTOCK

Tener un hijo y formar una familia es una de las mejores sensaciones por las que puede pasar una persona. Hacer que una nueva vida llegue a este mundo y luego ir enseñándole a caminar por el mismo es algo que sólo se puede conocer viviendo esa experiencia. Sin embargo, cada vez más se va posponiendo más la decisión de lanzarse al reto que supone la maternidad.

De hecho, tal y como muestran los últimos datos de Eurostat, las españolas aparecen en los primeros puestos del ranking de países que más posponen la maternidad en el Viejo Continente. Sólo Italia supera a esta nación en cantidad de mujeres que tienen su primer hijo a partir de los 40 años.

Entre los 30 y los 39 años

Los datos del Eurostat señalan que más de la mitad de las madres primerizas en España ya han superado la treintena. Concretamente el 62% de las mujeres que se estrenan en la maternidad presentan una edad comprendida entre los 30 y los 39 años. Al mismo tiempo, este país también presenta el segundo mayor volumen de todo el continente europeo de mamás por encima de los 40.

Según estos números un 7,4% de las madres españolas tuvieron su primer hijo a los 40 años. Unos datos que son superados únicamente por Italia, nación que cifra en un 8% la cantidad de mujeres que posponen hasta edad la decisión de estrenarse con la maternidad. Lo que supone un incremento de los riesgos, tanto para la futura mamá como para el bebé en camino.

Los expertos señalan estos como los riesgos a los que se enfrenta una madre que decide traer una vida a partir de los 35 años:

- Deterioro de la condición física que hace más complicado el parto y aumenta las posibilidades de que aparezcan problemas durante el mismo.

- Aumento de las posibilidades de aborto y de cesárea al estar una edad para la que biológicamente el cuerpo no está preparado para gestar.

- Mayores posibilidades de que el feto desarrolle anomalías genéticas y que hacen más probable que el niño pueda presentar Síndrome de Down.

- Más edad a la hora de enfrentarse al cuidado de un hijo, lo cual supone menos energías para atender las muchas necesidades de un niño.

- Menos posibilidades de engendrar otro hijo, con lo que peligra el relevo generacional en la familia.

El problema de la conciliación

Entre los motivos que más hacen que se posponga la maternidad, destaca el trabajo. Tanto la falta de puestos que provean un sueldo para mantener a la familia, como la mayor dificultad para conciliar un empleo con el cuidado de un hijo. Estos son algunos consejos para poder sobrellevar la vida laboral y la maternidad y paternidad:

- Racionalizar los horarios. Se tarda menos de media hora en comer, acortar este tiempo de comida significaría salir antes y pasar más tiempo con los hijos.

- Entrada más temprana. Se puede llegar a un pacto con la empresa para tratar de adelantar la hora de entrada al trabajo para salir antes y poder dedicar más tiempo a los hijos.

- No trabajar horas extra y aún menos no justificadas. El dinero no da la felicidad, por ello invertir este tiempo en la familia es una mejor opción que hacerlo para recibir una nómina más grande.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Todas las ayudas por maternidad 2016

- La maternidad se retrasa 3,6 años de media

- Claves para evitar el descenso de la natalidad

- Estos son los países de Europa con más niños