El 10% de los españoles pospone la compra de regalos de Reyes para el último momento

El 10% de los españoles pospone la compra de regalos de Reyes para el último momento
3 de enero de 2018 ISTOCK

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. Sin embargo, esta máxima que se debe aplicar en cualquier ámbito de nuestras vidas no es aplicada por muchas personas. Posponer una actividad en algunas situaciones puede suponer sólo verse agobiado en determinados momentos, pero en otros contextos como por ejemplo la compra de regalos de reyes es posible verse inmerso en un gran estrés.

¿Cuántas personas posponen la compra de regalos para estas fechas? A esta pregunta ha tratado de contestar el estudio "La procrastinación en los hogares españoles". Un trabajo que trata de averiguar cuántas personas procrastinan en este país durante estas fechas, es decir, cuántos individuos posponen decisiones como la adquisición de los regalos para sus seres queridos.

Procrastinación navideña

En este estudio queda claro que la procrastinanción no es algo que suceda en una época del año, a lo largo de los 365 días los hogares posponen numerosas actividades. Incluso durante la Navidad muchas personas eligen dejar para mañana lo que puede hacer hoy. Entre lo que más se aplaza se encuentran los propósitos de año. De esta forma el 30% de los encuestados reconoce que la dieta después de estas fechas es lo que más se demora desde que se toma la decisión.

El 28% también reconoce que procrastinan el inicio del ejercicio después de la Navidad. Ni siquiera los regalos de reyes escapan a esta postergación ya que 3,5 millones de encuestados revela que demoran la compra de estos presentes durante esta fechas. Entre los motivos que más explican estas decisiones se encuentran la pereza y la preferencia de otras actividades más placenteras.

Cabe destacar que durante estas fechas la mayoría de las personas se encuentran en una etapa de vacaciones. Por ello este tiempo de ocio se emplea por muchos de ellos para realizar actividades que no pudieron hacer el resto del año como ir al cine o hacer un pequeño viaje. De esta forma al concluir estas acciones, tras terminar estas prácticas lúdicas se encuentran todas estas responsabilidades.

Por supuesto, la procrastinanción también tiene consecuencias. El 44% confiesa tener un sentimiento de culpa por haber decidido posponer estas acciones y el 40% de los encuestados reconoce pasar por periodos de estrés tras postergar estas responsabilidades. En el caso de las compras de reyes, el resultado más evidente es no encontrar lo que se encuentra en la lista de los niños o encontrarse con precios más caros.

Compras navideñas

Las compras navideñas son un quebradero de cabeza. Por ello, desde la Organización de Consumidores y Usuarios se dan estos consejos para estas fechas. Si todavía te queda algo que adquirir, atiende a estos tips que pueden ayudarte mucho:

- Hacer listas para planificar y escalonar. OCU recomienda elaborar 3 listas (alimentación, regalos y juguetes) en las que figure todo lo preciso. Aquello que no aparezca en este compendio no se comprará. También se pueden incluir fechas para escalonar los gastos, aunque recuerda, mientras más tarde - Ojo con los chollos. En diciembre aparecen sospechosos descuentos, revisa bien los términos y recuerda esta época hay tanta demanda que las tiendas no necesitan rebajar para venderlo todo.

- Valora las compras online. Quizás tarden un poco más pero en internet puedes encontrar buenos descuentos que te permitan ahorrar. Pero recuerda, revisa opiniones de otros usuarios antes de lanzarte a por estos artículos.

- Ojo la decoración. Un gasto en el que muchas veces caen las familias sin percatarse es la decoración del mismo hogar. A veces menos es más y hay que buscar un toque navideño, no que la casa pueda ser vista desde el cielo. Además, las luces del portal o del árbol también pueden suponer un importante gasto en la factura.

- Plantear menús especiales y asequibles. Una importante lección a la hora de planificar la cena de Navidad es comprar con la cabeza y no con el ojo. A la vista del consumidor se presentan numerosos productos muy apetecibles. Pero hay que recordar el límite del estómago y no llevarse a casa más de la cuenta.

- Comparar es ahorrar. No te quedes con el primer precio que veas, en especial en compras de mayor envergadura como los regalos de los menores.

- Huir de los créditos rápidos para evitar problemas de deudas a largo plazo. Algo que también debe aplicarse al pago con tarjeta que puede generar sorpresas indeseables a largo plazo.

Damián Montero

Te puede interesar:

Los regalos de Navidad también educan

- Los efectos del exceso de regalos en los niños

- 10 planes para frenar el consumismo en Navidad

- La adicción a las compras: el significado de las compras compulsivas