Los pediatras recuerdan que su responsabilidad no es la justificar las faltas escolares

Los pediatras recuerdan que su responsabilidad no es la justificar las faltas escolares
28 de marzo de 2018 ISTOCK

Si el niño enferma, la visita al pediatra se vuelve imprescindible. Es una relación de causa y efecto, pero, ¿hasta qué punto se extiende la responsabilidad de estos profesionales? Queda claro que ellos son los encargados de revisar los síntomas del menor y de establecer un diagnóstico para recomendar un tratamiento adecuado a los padres del menor.

Sin embargo, los pediatras también se ocupan, en algunos casos de realizar otras labores que se desvían de lo estrictamente médico. Es el caso de la firma de justificantes médicos en el caso de pérdida de jornadas escolares o ausencia de un examen. Una práctica que despierta el recelo de algunos de estos profesionales tal y como señalan desde el Colegio de Médicos de Madrid.

No es su responsabilidad

En una nota de prensa, el Colegio de Médicos de Madrid recuerda a los de profesionales Atención Primaria, facultativos de familia y pediatras, que no tienen la responsabilidad de extender justificantes para la falta de asistencia a clase o actividades extraescolares. Si bien existe una obligación de facilitar un documento sobre el estado de salud, no la hay para hacer lo propio con un certificado para explicar la ausencia de los más pequeños.

"Los padres por iniciativa propia o a sugerencia de los docentes, solicitan estos justificantes a los médicos por no haber asistido su hijo a clase o para que le repitan un examen o actividad extraescolar y debemos concienciar a todas las partes implicadas que no es ésta la responsabilidad del médico", explica la doctora Belén Padilla Ortega, vicepresidenta del Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid, ICOMEM.

En este sentido la doctora Concha Bonet, vocal de la Comisión de Deontología, sugiere explicar a los padres que no existe la obligación de realizar estos justificantes y que en todo caso ellos deben ser los que expliquen a los profesores por qué sus hijos no han acudido al colegio o se han ausentado de una actividad extraescolar.

Compromiso de padres y docentes

Para ello, también es necesario el compromiso de los docentes en creer en la palabra de los padres ante la justificación de los padres a la hora de explicar los motivos de una ausencia. En este punto, también los padres deben ser responsables y sólo permitir que sus hijos falten a clase u a otras actividades extraescolares por motivos importantes como un problema de salud o razones de fuerza mayor.

Por último, el ICOEM, recuerda que un justificante en cierta medida vulnera la privacidad de los pacientes, en este caso de los niños. "El conocimiento de una patología, del tratamiento, de los antecedentes clínicos o familiares de un alumno son datos que no puede exigir el centro a no ser que estén debidamente justificados", explica este organismo en su nota de prensa.

Los centros educativos sólo pueden recabar datos personales de los alumnos para el desarrollo de su trabajo, por ello "en ningún caso los profesores pueden pedir informes clínicos". Hay que recordar que el derecho a la intimidad es estricto en lo referente a la salud, por lo que no sólo deben pedirse esta información sino que tampoco debe almacenarse, no sin garantizar unas medidas de seguridad para estos datos por parte del centro escolar.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Verlos caer... y llevarlos a Urgencias

- 5 hábitos educativos para mejorar la salud de los niños

- La AEP recomienda evitar la automedicación infantil en vacaciones