Dibujo con acuarelas, cómo disfrutar sin peligro de intoxicación

Dibujo con acuarelas, cómo disfrutar sin peligro de intoxicación
19 de enero de 2018 ISTOCK

El dibujo es una buena opción de ocio para los más pequeños de la casa. No solo porque asegure unos momentos de distracción y divertimento a los niños, sino porque se fomenta la creatividad e imaginación. Además, el uso de pinceles o de ceras fomenta el desarrollo de la motricidad fina en los menores al tener que cumplir con determinados trazados en sus trabajos.

Sin embargo, hay que tener en cuenta una serie de consejos de seguridad para evitar intoxicaciones en los más pequeños. Especialmente, cuando se estén empleando artículos como acuarelas, témperas u otro tipo de pintura que requiera el uso de un pincel. Los colores llamativos y las manos sucias con restos de estos artículos puede causar graves problemas si no se tiene cuidado.

Protección básica

Si se decide apostar por el dibujo con estas pinturas, el primer debe ser vigilar al niño en todo momento. Los colores vivos de estos artículos llaman la atención y pueden incitar a su ingesta. La supervisión de un adulto es imprescindible para evitar que esto pueda ocurrir. Al mismo tiempo, debe asegurarse que la actividad se desarrolle en un espacio abierto y con ventilación.

Algunas pinturas pueden desprender olores fuertes que mareen a los niños, por ello se recomienda que haya una corriente de air que regenere lo que ocurre en esta habitación y de este modo prevenir posibles problemas en este sentido. Una vez terminada la actividad, los padres deben asegurar que estos productos quedan guardados fuera del alcance de los niños para evitar su acceso posterior.

En caso de que se produzca la ingesta, tal y como recomienda la Asociación Española de Pediatría, la toma de acuarelas no suele acarrear un gran problema si no se realiza en exceso. En cualquier caso habrá que tener en cuenta una serie de factores para decidir si se precisa de atención médica para tratar una posible intoxicación:

- Vómitos y mareos.

- Sensación de fuerte dolor de barriga.

- Fiebres y escalofríos.

- Comisuras de los labios del color de la pintura, indica que se ha ingerido en exceso.

Primeros auxilios

En caso de notar varios de estos síntomas y que el niño se queja de una sensación de malestar, hay que actuar con rapidez. El primer paso será contactar con las autoridades sanitarias para pedir ayuda vía telefónica. En caso de que sea necesaria la asistencia de una ambulancia, estos profesionales pueden prestar apoyo a los padres dando unos consejos básicos.

Muchos padres creen que provocando el vómito se podrá eliminar el elemento que está causando la intoxicación, sin embargo nunca ha de hacerse salvo que las autoridades así lo recomienden. Tampoco se recomienda emplear remedios caseros como el aceite o el vinagre para contrarrestar el efecto del artículo que esté causando el problema en el estómago del niño.

Los padres deberán facilitar la siguiente información al especialista:

- Talla y peso del niño

- Hora a la que se produjo la ingesta

- Síntomas que presenta el niño e intensidad de los mismos

- Tipo de producto ingerido y cantidad en la que se ha realizado

- Otros posibles elementos ingeridos y que puedan estar contribuyendo a esta intoxicación.

Damián Montero

Te puede interesar:

Intoxicaciones accidentales en niños

- Cómo actuar en caso de intoxicación accidental

- Intoxicaciones en bebés y niños