Claves para ahorrar en la Primera Comunión

Claves para ahorrar en la Primera Comunión
6 de mayo de 2018 ISTOCK

Llegan las comuniones, una celebración muy especial tanto para los padres como para los niños. Un evento que también supone un dispendio para las familias y que puede suponer un esfuerzo para la economía familiar. Por ello, aplicar unos pequeños trucos de ahorro pueden ser las claves para que el bolsillo no se resienta tanto en estos momentos del año.

Desde el blog de Fintonic se ofrecen varios consejos para poder ahorrar en la celebración de la Primera Comunión. Claves para que el bolsillo no sufra y que se asegure una buena diversión para todos los asistentes que comparten con el niño este momento tan especial.

El banquete de Primera Comunión

Sin duda, el gasto más alto que va a afrontar la familia. El primer paso es decidir la lista de invitados, ¿se va a optar por una celebración más íntima? ¿Hay compromisos con parientes o conocidos? Definir los imprescindibles y tachar al resto es un buen primer paso a la hora de planificar este evento. A partir de aquí se podrá trabajar con un presupuesto en función de platos por asistentes.

El siguiente paso es visitar varios lugares y no quedarse con el primero. Para ello lo mejor es ir con las ideas claras de lo que se quiere y evitar adquirir otros servicios que el restaurante sugiera. Al final la clave es encontrar el precio más asequible que asegure un evento acorde a lo que se ha pensado. Una recomendación es buscar localizaciones fuera de la ciudad, donde los costes sueñen más bajos que en zonas céntricas.

También se deben aprovechar las nuevas tecnologías. Algunos portales de internet permiten filtrar la búsqueda en función de la especialidad que se busque y una vez aplicados estos filtros, leer opiniones sobre calidad del servicio, precios y otros asuntos que revelarán la experiencia de otros asistentes.

Trajes y regalos de Primera Comunión

El traje es otro de los gastos más altos que se deben afrontar. En especial en el caso de las niñas. En este caso, el alquiler se presenta como una opción más económica que la compra. Hay que recordar que esta vestimenta sólo se utilizará en esta ocasión, por lo que si no hay un interés muy alto en tenerlo como un bonito recuerdo, optar por este camino es una buena decisión.

También se pueden volver a utilizar los empleados por los hermanos mayores o pedir prestados a conocidos y otros familiares. En estas situaciones es posible tener que hacer algunos arreglos por el desgaste y mandarlo a la tintorería, pero desde luego no será un coste tan alto como el de comprar un traje o un vestido de primera mano.

En el terreno del regalo, se trata de uno de los asuntos que más dudas generan en las familias. Sí, se trata de un día especial para los niños, pro no hay que olvidar la verdadera razón de este evento. Se trata de la primera vez que el pequeño participa en este sacramento, por lo que el presente debe enfocarse a recordar este día y no ser un objeto de recompensa.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Mi Primera Comunión: ¡qué nervios!

Cómo celebrar la Primera Comunión

- La Primera Comunión de los niños

Regalos de Primera Comunión

Vestidos de Comunión para niños y niñas