Alumno marginado, cómo conseguir la integración en su centro

Alumno marginado, cómo conseguir la integración en su centro
21 de abril de 2018 ISTOCK

Lo extraño provoca rechazo. Cuando un niño no es como el resto, este puede quedar al margen de los demás. Ya sea por tener gustos distintos, una minusvalía o cualquier otra circunstancia, en algunas ocasiones en los colegios pueden verse marginado respecto a los demás. ¿Cómo poder ayudar a su integración, qué pueden hacer los miembros del centro escolar?

Desde Escola de Cultura de Pau se ofrecen una serie de consejos para conseguir que el alumno marginado pueda integrarse dentro del centro escolar y asegurar una buena convivencia entre los más pequeños. De esta forma, se evitarán situaciones de bullying y, al mismo tiempo, aumentar la autoestima de estos niños para conseguir una mejor conciencia de ellos mismos en situaciones donde no se sienta encajado.

Lo que pueden hacer los padres

¿Hay constancia de que los hijos pueden quedar marginados en su centro escolar? Escola de Cultura de Pau propone los siguientes consejos a los padres. En primer lugar, hay que detectar cuáles son las necesidades o dificultades de los niños y ayudarle a superarlas.

En algunos casos esta marginación se basa en comportamientos insociables por parte de los niños, que optan por quedar al margen del resto y no interactuar. Estos niños suelen esconder necesidades importantes no satisfechas, o falta de habilidades para relacionarse de forma positiva.

Los padres pueden realizar estas actividades para garantizar el buen desarrollo de sus hijos:

- Reconocer al niño como una persona digna de estima, y tratándola como tal.

- Aumentar su autoestima proponiendo tareas con objetivos que pueda asumir a corto plazo que puedan garantizarle el éxito.

- Promover situaciones en las que pueda tener experiencias sociales y pueda mejorarlas, por ejemplo reuniones familiares donde el niño pueda jugar con sus primos de semejante edad.

Desde el centro

En el centro escolar también se puede trabajar para que los estudiantes puedan sentirse integrados y evitar su marginación:

- Promover actividades en grupo como estrategia de creación de un clima de confianza y apoyo mutuo entre iguales. Los centros escolares invitar a sus alumnos a trabajar en grupo para que aquellos estudiantes que no estén integrados puedan desarrollar su faceta social y sus compañeros descubran todo aquello que pueden ofrecerles.

- Promover actividades y situaciones en las que se trabaje la autoestima y el reconocimiento mutuo entre iguales. Los tutores deben ofrecer a los alumnos que no estén integrados la oportunidad de dar cuenta de sus habilidades ofertando actividades escolares de acuerdo a sus cualidades.

- Apostar por un modelo educativo que desde los niveles más básicos enseñen la necesidad de decir no al bullying y sí a la convivencia.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Qué ocurre si tu hijo es introvertido

- El desarrollo emocional de los niños

- Cómo vencer la timidez: consejos para niños tímidos

- El mejor amigo en la infancia