El niño no habla todavía, ¿hay que preocuparse?

El niño no habla todavía, ¿hay que preocuparse?
15 de octubre de 2017 ISTOCK

¿Por qué hay niños que no hablan cuando el resto ya es capaz de pronunciar varias palabras? ¿Existe algún trastorno que explique este retraso en las habilidades lingüísticas? Algunos padres optan por esperar y a que el menor evolucione a su ritmo, otros se llevan las manos a la cabeza y se preocupan en exceso. ¿Cómo hay que proceder?

Desde la Fundación Nemours se indica que cada caso debe ser tratado de forma distinta y que lo primero es reconocer lo que es "normal" y lo que no. Y es que el desarrollo de los niños suele ser más o menos similar en todos los casos. A cada edad corresponde aprender una nueva habilidad y comenzar a dominarla. Por ello, cuando los padres ven que sus hijos no actúan igual que el resto, comienzan a preocuparse. Un buen ejemplo es el habla, una capacidad que además puede provocar más temor ya que no saber comunicarse de este modo puede terminar por aislar al pequeño.

Cómo se desarrolla el lenguaje

El aprendizaje del habla es un proceso paulatino que se va desarrollando junto a otros tipos de lenguaje. Este es el proceso habitual en los niños:

- Antes de los 12 meses. A estas edades el niño empieza a manifestar sus primeras prácticas de comunicación oral como el gorgojeo o el balbuceo. A medida que los bebés se hacen mayores empiezan a unir sonidos, a incorporar las distintas entonaciones del habla y a decir palabras como "mamá" y "papá".

Antes de los 12 meses, los padres deberían preocuparse si los bebés no son receptivos a los sonidos y no reconocen los nombres de objetos de uso común.

- Entre los 12 y los 15 meses. A esta edad los bebés ya deben empezar a imitar y a aproximarse a los sonidos y a articular las primeras de forma espontánea. Sustantivos "bebé" o "nene". Una señal de alerta a esta edad es que el niño no sepa reconocer instrucciones.

- De 18 a 24 meses. En torno a estas edades, los niños empiezan a combinar dos palabras y a hacer frases muy simples, como "bebé juguete". Hacia los dos años los niños deben identificar objetos con palabras, algo habitual es señalar con el dedo algo y nombrarlo: "perro", "manzana", etc.

Cuándo preocuparse

Una vez identificadas las señales habituales en el desarrollo del lenguaje, los padres deben también reconocer síntomas que indiquen que es necesario acudir a un especialista:

- El niño sólo imita el habla o los actos ajenos pero no genera palabras o frases de forma espontánea.

- Sólo emite determinados sonidos o palabras de forma repetida y no puede utilizar el lenguaje oral para comunicar más que sus necesidades inmediatas.

- Es incapaz de seguir instrucciones simples al no reconocer las palabras.

- Presenta una pronunciación extraña: sonidos roncos o nasales son el ejemplo más claro.

- Incluso las personas que conviven con él, padres y educadores infantiles, tienen problemas a la hora de entenderlos.

Qué hacer en estos casos

Lo primero será pedir cita con un especialista para que determine si existe un problema a tratar en el niño. De igual modo, los padres pueden actuar desde casa del siguiente modo:

- Dedicar todo el tiempo posible a hablar con los hijos, incluso durante la etapa de la lactancia.

- Leer a los a su hijo a partir de 6 meses para que este se vaya familiarizando con el vocabulario.

- Aprovechar situaciones de la vida cotidiana para reforzar el habla y el lenguaje de los hijos.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Mi hijo ha empezado a tartamudear

- Dificultades en el desarrollo del lenguaje infantil

- El desarrollo del habla en los niños