Habilidades que el niño aprende jugando y que podrá usar en su futuro trabajo

Habilidades que el niño aprende jugando y que podrá usar en su futuro trabajo
11 de marzo de 2018 ISTOCK

Jugar es una palabra que significa muchas cosas. Aunque se puede definir, de manera genérica, como hacer algo con alegría con el fin de entretenerse, estas actividades significan mucho más Jugando se desarrollan muchas facetas, desde las motricidad de los pequeños hasta otras habilidades que pueden servir de mucho a largo plazo en el caso de los más pequeños.

Así lo indica un estudio de la Universidad de Delaware que destaca cómo jugando se pueden aprender distintas habilidades que serán de gran ayuda en el futuro laboral de los más pequeños. Desde el trabajo en equipo hasta otras como por ejemplo el lenguaje al tener que compenetrarse con otros niños durante estas actividades lúdicas que tanto pueden aportar.

Múltiple desarrollos

¿Qué se aprende jugando? En primer lugar destaca el desarrollo de los lóbulos frontales, responsable del aprendizaje cognitivo entre otros muchos aspectos. Esto supone que el niño pueda adaptarse mejor a nuevas situaciones, una de las habilidades que más pueden ayudar en el trabajo.

Darse cuenta de los cambios y responder a ellos permitirán que en el futuro puedan por ejemplo aprender con mayor rapidez a manejar un nuevo programa informático y sacar el mejor provecho a estos cursillos.

Además no solo hay que pensar en el juego como actividad física. Existen multitud de actividades a nivel intelectual que tanto divierten como enseñan. El ejemplo es el trabalenguas que hacer que los más pequeños desarrollen su nivel de lenguaje y su agilidad mental, permitiendo que puedan desenvolverse mejor hablando con otros compañeros en sus futuros puestos de empleo y ejecutar con mayor precisión sus labores.

Por otra parte, el juego también sirve para poder aprender a manejar el estrés y liberarse de la ansiedad. Un aprendizaje que permitirá a manejarse en situaciones susceptibles de causar angustia dentro del trabajo. Por supuesto, hay que destacar el aspecto más importante del juego y que contribuye a largo plazo en el ambiente laboral: la capacidad de trabajar en equipo.

Muchos juegos suponen la coordinación de los niños con otros de su edad. En varios de ellos también hay que asumir un papel y coordinarse con el resto para alcanzar el objetivo. Por eso se recomienda siempre animar a los más pequeños participar en estas prácticas junto a otros compañeros y no en solitario.

Otros beneficios del juego

Jugar enseña habilidades para el futuro laboral. Pero estos no solo los únicos beneficios que ofrecen estas actividades, estos son algunos de ellos:

- Mantienen en forma a los niños. Jugar significa moverse, una forma de actividad física que mantiene en forma de la manera más divertida.

- Desarrolla su imaginación. Muchos juegos suponen que los niños tengan que imaginarse el mundo en el que juegan.

- Fomentan la unión entre padres e hijos. Jugar y divertirse de forma conjunta que fomentará el vínculo entre ambos permitiendo que prácticas como el dialogo entre los padres y los hijos sea mucho más fácil.

Damián Montero

Te puede interesar:

La importancia del juego en el desarrollo del niño

Por qué es importante que jueguen los niños

El ajedrez en el colegio, beneficios para los niños

4 beneficios de los videojuegos para los niños