Estimulación temprana con música: 4 tipos de actividades

Estimulación temprana con música: 4 tipos de actividades
9 de abril de 2018 ISTOCK

¿Qué puede sentar mejor a un niño que disfrutar de un rato de música, en compañía de su madre, su padre, su profesora y sus amigos? Los avances en la investigación sobre la estimulación temprana con música son la base científica de las sesiones de música y movimiento. Los niños -felices de poder "lucir" a sus papás ante sus compañeros y profesoras- y los papás -concienciadas de que colaboran activamente en la formación global del niño- pasan este rato escuchando, cantando, moviéndose, acompañando ritmos...

Los niños pueden acceder a un programa de estimulación temprana con música desde los 18 meses y mantenerse hasta los tres años. Durante este aprendizaje, se preparan con ejercicios para desarrollar sus capacidades musicales de la forma más natural: acompañados de sus papás y mamás, y mediante el juego.

La influencia de los padres en el aprendizaje musical

Los padres son la principal y más rica fuente de aprendizaje y motivación del niño en la estimulación temprana con música. Además, la idea de estas sesiones es aportar al niño una experiencia musical completa. Aunque a veces resulta difícil, los padres que se han inscrito en un programa de estimulación musical debe intentan no faltar a estas sesiones, en las que el estrecho contacto entre ellos y los educadores tiene una especial importancia para el niño -y, consecuentemente, para su aprovechamiento y desarrollo-, pues ayuda a construir un ambiente especialmente alegre y mágico para él.

Libertad de expresión musical

En las sesiones de estimulación temprana con música es importante que los niños puedan escuchar y participar libremente, y que cada uno actúe a su manera.

De esta forma, en las sesiones no hay imposiciones, restricciones ni demandas, y se permite a los niños que participen activa y voluntariamente en los ejercicios, busquen el refugio de los brazos maternos, o se "desmarquen" dando un paseo solitario por el aula... con la seguridad de que todos ellos están almacenando conocimientos y experiencias que, en el futuro, les serán de provecho para su desarrollo global.

Los niños pequeños están preparados, capacitados y con gran curiosidad para vocalizar diferentes sonidos, para moverse, para escuchar, para tocar instrumentos simples y para muchas cosas más.

4 tipos de actividades musicales

Existe una gran variedad de actividades musicales, que pueden agruparse en cuatro grandes bloques para trabajar la estimulación temprana con música:

Cantar. Aprovechando melodías y canciones tradicionales, que son familiares al niño, se seleccionan sonidos para favorecer el desarrollo vocal. Se trata de canciones de bienvenida y despedida, repetitivas, con vocabulario sencillo, melodías sin letra, canciones para hacer "eco", solos... También se utilizan tonos más inusuales y otros más largos, como las nanas, que los adultos disfrutan cantando y los niños escuchando.

Movimiento. Es la respuesta favorita del niño ante la música, y le permite acompañar el ritmo -golpetear, dar palmas, balancearse-, o desarrollar su agilidad, flexibilidad, coordinación y equilibrio -al saltar, gatear o andar-. También se recurre a técnicas para que el niño desarrolle conceptos espaciales, se exprese con su cuerpo, baile con mamá, se mueva dentro de un grupo...

Escuchar. En un ambiente lleno de sonidos, el niño tiene que aprender a distinguir el llanto de un bebé, el paso de un tren, un perro... Ciertas piezas instrumentales les sirven de punto de partida para la expresión corporal.

Tocar instrumentos. Es estas sesiones, los niños pueden tocar instrumentos especialmente adaptados para ellos, y comprobar la relación causa-efecto entre lo que tocan sus manos y los sonidos producidos, cada uno escoge su ritmo y los demás le acompañan con palmas, botes...

Marisol Nuevo Espín

Te puede interesar:

La música y su importancia en el primer año del bebé

- A partir del primer mes... ponle música a tu bebé

- 8 actividades musicales de ocio con niños

La música y su importancia en el primer año del bebé