Los beneficios del abrazo en el desarrollo del bebé prematuro

Los beneficios del abrazo en el desarrollo del bebé prematuro
13 de mayo de 2018 ISTOCK

El vínculo entre padres e hijos puede desarrollarse de múltiples maneras, desde cantar al bebé mientras se duerme hasta apostar por el piel con piel para tener esta cercanía física con los más pequeños. De hecho un nuevo estudio realizado por el Nationwide Children's Hospital destaca los beneficios que tiene abrazar a los más pequeños para su correcto desarrollo.

En esta investigación se rompe con el tópico que demasiados abrazos para un bebé pueden ser perjudiciales. De hecho las conclusiones de este trabajo señalan que nunca es demasiado, que apostar por esta cercanía física con los más pequeños favorece el desarrollo del cerebro de los más pequeños de la casa.

Mejora en la sensibilidad

Un total de 125 niños, tanto prematuros como nacidos a término, formaron la muestra de este estudio donde se observó el contacto físico que ofrecían los padres a sus hijos a través del abrazo. Los resultados demostraron que los padres que apostaban por el piel con piel se enfrentaron con menos estrés a procedimientos dolorosos y otras pruebas, resultados que fueron más evidentes en el caso de los prematuros.

Los investigadores advierten que si bien ha de profundizarse en este terreno, hay evidencias de que gracias a los abrazos el procesamiento del dolor físico en el cerebro de los niños fue mejor y menos traumático. Sin embargo falta por saber si el abrazo contribuye a una experiencia menos intensa a nivel emocional y los más pequeños queden menos marcados.

Los resultados de este estudio señalan podrían servir para que los bebés atendidos en urgencias experimenten procesos menos dolorosos, en especial a la hora de enfrentarse a pruebas médicas. Una nueva técnica para la que no se utilizan medicamentos y se apuesta por una intervención menos invasiva para el bebé. De esta forma las experiencias de los más pequeños se convierten menos traumáticas dentro del hospital y en el caso de los prematuros se favorece el desarrollo neuronal.

Beneficios del piel con piel

Este estudio certifica los beneficios del piel con piel que otros estudios han demostrado. A destacar otros resultados positivos de esta cercanía física:

1. Favorece el establecimiento del vínculo madre-hijo. Tras nueve meses juntos, en el momento del parto, madre e hijo establecen entre ellos por primera vez un vínculo afectivo que marca en cierta medida su relación en etapas sucesivas. Por eso, el mejor momento para que se establezca ese vínculo es justo en el instante del nacimiento, cuando madre e hijo tienen contacto físico por primera vez e inician una fase de apego que estará presente a lo largo de la infancia.

2. Facilita la lactancia materna. Situar al bebé encima de la madre nada más nacer favorece una succión espontánea y efectiva por parte del recién nacido que facilita la lactancia materna. El contacto piel con piel facilita la subida de la leche gracias al estímulo que ejerce el bebé sobre el pecho.

El bebé, por sí solo, realiza la succión al pecho facilitando así la siguiente toma y presenta así un menor tiempo para comenzar con una lactancia efectiva que otros bebés situados junto a la madre pero sin contacto físico, los cuales encuentran luego más dificultades en el momento de realizar esa primera toma.

3. Permite la regulación térmica del bebé. El contacto piel con piel mantiene la temperatura del bebé. Cumple así la función de facilitar la regulación térmica de tal forma que la temperatura del recién nacido permanezca siempre en un rango seguro. Esta función hace que los recién nacidos colocados en contacto piel con piel con su madre se encuentren con una temperatura corporal significativamente más cálida que los bebés colocados en una cuna.

4. Disminuye el tiempo del llanto del bebé. El recién nacido que tiene contacto con su madre piel con piel nada más nacer llora durante menos tiempo que aquel que es separado de su madre desde el principio. El llanto se presenta en estas ocasiones en los recién nacidos como una forma de queja para regresar con su madre de la que le acaban de separar.

5. Disminuye la ansiedad materna y el estrés del bebé. El parto es un momento de estrés tanto para el niño como para la madre. Estar piel con piel disminuye en buena medida ese estrés permitiendo a ambos estar más relajados e ir disminuyendo los altos niveles de tensión propios del momento del parto.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Ventajas e inconvenientes del colecho

Cómo evitar una cesárea innecesaria

Los mitos de la barriga de la embarazada

- La cesárea antes de tiempo altera la respuesta inmunológica del bebé

La preparación al parto, ¿es necesaria?