Bebé gordito, ¡cuidado con la obesidad infantil!

Bebé gordito, ¡cuidado con la obesidad infantil!
9 de mayo de 2018 ISTOCK

Una cosa es que nuestro pequeño se encuentre un poco llenito y otra muy distinta es que se le pueda comenzar a considerar un bebé gordito. En la actualidad, se calcula que alrededor de un 7% de los niños son obesos. Prevenir la obesidad infantil es fundamental, sobre todo si no deseamos que nuestro hijo termine convirtiéndose en una adulto con problemas de sobrepeso el día de mañana.

Según diversos estudios realizados sobre nutrición infantil, se considera obeso a todo niño cuyo peso sobrepase en un 15% el peso medio que el correspondería por su talla y edad. Cuanto más precozmente se instaure la obesidad en la vida del niño tanto más complicado resultará el tratamiento.

Estar gordito no es sinónimo de buena salud

Existen dos periodos más propicios a la hora de que se instaure este tipo de problemas. Uno de ellos, quizá el más importante de todos incluso, se encuentra constituido por los dos primeros años de vida de nuestros hijos.

Aunque parezca mentira, aún existen muchos niños que son "cebados" con la anacrónica idea de que la gordura es sinónimo de buena salud. Es más, lamentablemente, es precisamente a estas edades cuando se producen los principales errores de sobrealimentación (obesidad primaria).

Evita que tu bebé sea un niño sobrealimentado

Evitar que nuestro hijo termine siendo un niño sobrealimentado no es tan difícil. De hecho, el truco consiste en evitar ciertos hábitos alimenticios y controlar atentamente las grasas y dulces que ingiere a diario nuestro pequeño.

Así, por ejemplo, si tenemos que dar de comer y de beber al niño, tendremos que hacerlo siempre sin añadir azúcar a los alimentos ni a las bebidas. El azúcar, ya sea blanco o moreno, refinado o no, en forma de miel o jarabes... suele gustar a todos los niños, pero es conveniente limitar su consumo en casa desde el primer día.

Del mismo modo, procura elegir siempre los alimentos elaborados en casa, frente a los comercializados, siempre demasiado ricos en azúcar.

Alimentos para tu bebé: sin grasas ni azúcares

Evidentemente, no se trata de eliminar este tipo de alimentos radicalmente, pero tampoco convertirse, ni ahora ni más adelante en una recompensa o una forma de consolación ("si no lloras" o "o como hoy te has portado bien"... te voy a dar un caramelo).

Si tu hijo se encuentra realmente rollizo, no dudes en poner en marcha un plan de ataque. La galletas que acompañan al desayuno o a la merienda o tomadas entre horas, los postres dulces, la fruta fuera de las comidas... contienen muchas calorías suplementarias e inútiles que el organismo del niño almacena en forma grasas.

Sustituir estos hábitos por otros será tan sencillo como ofrecer al niño un yogur (sin azúcar) cuando no pueda contener su hambre o elegir siempre en la elaboración de sus comidas los alimentos cocidos frente a los fritos o empanados.

Consejos para evitar la obesidad infantil

1. Evita introducir ciertas costumbres alimenticias poco recomendables. Si desde el primer día ofrecemos a nuestro hijo alimentos sin azúcar el pequeño no extrañará este tipo de sabor.

2. Ojo con esa chocolatina, ese caramelo o galletita que le dan a tu bebé sin tu consentimiento porque puede ser fuente hábitos alimenticios poco recomendables.

3. Si tu hijo quiere mordisquear algo sólido, dale antes un poco de corteza de pan que una galleta o cualquier otro alimento elaborado con azúcar o miel.

4. Si tu bebé almuerza en el jardín de infancia, procura estar atento/a siempre al menú semanal de nuestro pequeño con el fin de complementar adecuadamente su alimentación por la noche.

Para evitar que nuestros hijos consuman determinados alimentos, no debemos caer nosotros en ese tipo de tentaciones. Nuestro ejemplo, por tanto, será fundamental a la hora de inculcar a nuestros hijos una buena formación en este sentido. Así, por ejemplo, elige la fruta como postre frente a los alimentos demasiado ricos en azúcar. No piques entre horas delante de ellos ni tampoco consumas esos dulces o confitería que ellos les tenemos tajantemente prohibidos.

Marisol Nuevo Espín

Te puede interesar:

Comer en familia aumenta el consumo de fruta y verduras en los niños

- Azúcar, principal enemigo de la salud infantil

- Claves para evitar la obesidad infantil

- Obesidad infantil: la mayoría de los médicos responsabiliza a los padres